El pastor vasco

 

Pequeño cachorro de pastor vasco tirado en el suelo con un juguete rojo

Las razas de perros son muy variadas. Muchas empezaron a definirse en el siglo XVIII y fueron registradas y aceptadas por el Kennel Club en el siglo XX. No obstante, esto no significa que su origen sea reciente, solo que los criadores definieron las particularidades de la raza durante esta época.

En el caso del pastor vasco sus orígenes se remontan al pasado, mucho más que otras razas. La razón es que este perro proviene del País Vasco donde el trabajo de pastoreo se encontraba bastante difundido, siendo esta mascota especialmente útil.

Origen

 

Rebaño de ovejas con pastor y perro

Actualmente tener un espécimen de esta raza es considerado un verdadero privilegio. Su antiguo linaje, especial carácter e increíble fidelidad lo hacen ser un perro de trabajo o compañía. Si cuenta con espacios abiertos, el pastor vasco es el perro ideal como fiel compañero.

Los orígenes de este perro se remontan literalmente hasta la prehistoria. Estudios arqueológicos e investigaciones antropológicas han estudiado esqueletos caninos con características similares a las del pastor vasco. Considerando la distancia del tiempo y la evolución natural, se ha concluido que esta raza es de origen ancestral. Esto tiene su lógica, ya que entre los primeros trabajos desarrollados por la humanidad se encontraban la caza y el pastoreo de rebaños. Para sustentar más la teoría, existe documentación histórica del siglo XVI donde se ve retratada esta mascota en pinturas de la época.

Se considera al pastor vasco como el ancestro común del pastor australiano y otras razas de los pirineos.  El siglo XIX fue particularmente conflictivo para el perro pastor vasco, ya que durante este periodo los rebaños que pastoreaban estos perros fueron duramente atacados por lobos. Esto no solo ocasionó unas cuantiosas bajas, sino que abrió la posibilidad de usar otras razas para el trabajo.

Las regiones donde la raza sufrió una particular regresión fueron Guipúzcoa y Navarra. Ahí fue sustituido el pastor vasco por mastines o como se conoce en la zona, artzanoras. Sin embargo, fueron los territorios de Álava y Bizkaia los que tuvieron la genial idea de usar al pastor como un perro de alarma.

De esta manera resguardaban y avisaban  a los caseríos de los peligros que pudiera estar atravesando el rebaño. Esto fue determinante para evitar la extinción de la raza. Sin embargo esto no impidió que la raza saliera profundamente afectada de la crisis y la primera monografía solo pudo reconocer 413 ejemplares. Seguidamente el aumento del turismo en la zona trajo un problema diferente, ya que la mezcla descontrolada con otros perros de pastoreo inició nuevas razas que poco a poco fueron definiendo sus características.

Actualmente la denominación oficial para el pastor vasco se determinó durante la década de 1970, cuando la organización Laketània escogió un perro de Solsona y otro de Bergueda. A través de la crianza selectiva pudieron recuperar la raza.

Características del pastor vasco

perro parado en la hierba dandole los rayos de sol

Las dos variedades de perro vasco poseen características similares, salvo por las ya mencionadas en relación con el pelaje. Es considerado un perro de raza mediana y guarda cierto parecido con el pastor alemán. En esta raza existe una diferencia de talla entre los géneros, ya que el macho puede medir entre 52 y 58 cm, mientras que la hembra entre 46 y 53 cm. Una vez adultos pueden pesar entre 18 y 36 kilos el macho y 17 y 29 las hembras.

La cabeza posee una forma triangular y es ligera, los ojos son ovalados y de colores ámbar o marrón, la trufa debe ser siempre negra, las orejas tienen un tamaño mediano en triángulo y con pliegues y el cuello es corto y musculoso y este sostiene un cuerpo bien construido de forma rectangular. La altura y la longitud se manifiesta en una relación de 1: 1.2. El lomo es recto y el pecho profundo y las patas traseras y delanteras son fuertes y con músculos definidos. Las características respecto al pelaje se definirán dependiendo de la variedad de perro vasco.

Temperamento

El carácter del pastor vasco se encuentra entre los más apacibles, protectores e inteligentes. Los perros pastores ocupan el tope de la lista de inteligencia y las mejores características para mascotas. Quizás se deba al trabajo que llevan miles de años desempeñando, lo cierto es que crean excelentes vínculos con sus dueños y son altamente protectores.

En lo que respecta a los niños no solo son bastante pacientes, sino que ocupan los primeros lugares para convivir con los pequeños. Son territoriales y desconfiados con los extraños y al igual que otras razas, desarrollaran sus instintos sociales si se educan desde cachorros. Su educación es muy fluida, ya que aprende con notoria rapidez.

Cuidados, salud y enfermedades

dos perros de la misma raza pero uno de un color mas claro que el otro

El pastor vasco es un perro que bien cuidado puede llegar a vivir entre 12 y 15 años. Esta raza no tiene ningún problema de salud de origen genético, esto se debe a lo antigua que es. Al igual que todo perro requiere de cuidados básicos y sí que tiene algunas enfermedades propias de las razas medianas o grandes. Una camada de pastor vasco puede tener de 7 a 9 crías y su alimentación debe ser exclusiva de leche materna hasta el destete.

Después se alimentarán  con un pienso para cachorros de razas medianas o grandes ablandado en forma de papilla hasta tres veces al día. Mientras sean cachorros comerán tres veces al día y cuando sean adultos dos. Como todo animal carnívoro deben tener una dieta que le dé prioridad a las proteínas. También dependerá de la actividad física y por supuesto los cambios se deben hacer bajo supervisión veterinaria.

Entre los cuidados básicos que se deben considerar se encuentra la de ponerles sus vacunas en el momento correspondiente y cuidar especialmente la higiene de la dentadura y las orejas para evitar que pierda algún miembro o aparezcan infecciones. La displasia de cadera es una enfermedad común en los perros de razas medianas o grandes y las puede presentar el pastor vasco. Se puede evitar  con una dieta sana, y si se presenta, con control médico y terapia se controla.

La hinchazón estomacal también los afecta y es particularmente peligrosa, además es notoria y se debe acudir inmediatamente al veterinario. Es importante cepillar los dientes y el pelaje de nuestro pastor vasco a diario, para lo que se debe acostumbrar desde pequeño, pero no es recomendable bañarlos con frecuencia, una vez al mes será más que suficiente. Es importante recordar utilizar siempre los productos recomendados para la raza.

La lealtad e inteligencia de esta raza es muy característica junto con sus habilidades atléticas, por lo tanto requiere de ejercicio diario para mantener su equilibrio físico y mental. A pesar de ser una excelente mascota de compañía, se recomienda contar con espacio suficiente para que se ejercite y se entretenga con juegos inteligentes.

Si te ha gustado y quieres conocer más a esta y otras razas de perros, síguenos!

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes