¿Es peligroso para la salud de tu perro que coma sus heces?

comer heces es algo normal
Tener una mascota es una gran responsabilidad, no solo por el hecho de que las mascotas nos brinden un amor incondicional, sino porque representan una serie de necesidades que hay que atender. Por supuesto, estas necesidades nos hacen crear dudas en si se está haciendo bien el trabajo cuidando a una mascota o no.

Uno de estos casos y en los que los dueños de perros tienen dudas, es cuando ven que sus mascotas comen sus propias heces, algo que suele ser un accidente y muchas veces no se puede evitar, pero siempre aparece la duda del dueño ¿será peligroso para su salud?

¿Las heces son peligrosas para la salud de tu perro?

Los perros tienden a tener este tipo de comportamiento llamado coprofagia, en donde ingieren sus propias heces y las de otros animales. Si ves que tu perro lo hace no pienses que tiene algún problema, ya que este es un comportamiento totalmente normal en ellos.

Esto sucede sobre todo en los cachorros que generalmente tienden a ser los más coprófagos dentro del mundo canino. Sin embargo, cuando este tipo de comportamiento se presenta en adultos e incluso en perros ancianos, puede llegar a convertirse en algo compulsivo, ya que los perros mayores en general, superan su impulso y deseo de comer heces de perros y otros animales.

A pesar de que este comportamiento es común en los perros, aun no esta confirmada la causa de por que los perros tienen el deseo de comer heces de otros animales. Muchos investigadores afirman que es probable que el perro tenga una deficiencia nutricional, pero aun no esta comprobado.

Esta teoría se basa en que se ha encontrado que la mayoría de los perros que comen heces y son de una edad avanzada, están desnutridos y demacrados. A pesar de que para nosotros parece desagradable e incluso muy peligroso para nuestros perros, la mayoría de los expertos dice que este tipo de comportamiento es totalmente normal y que no representa ningún riesgo para nuestras mascotas.

Los perros que comen heces realizan algo normal

Cuando tu perro es pequeño, es probable que notes que tiene una tendencia a comer sus heces o las de otros animales y esto es normal pues aún está aprendiendo diferentes cosas. Pero cuando se hace mayor y aún sigue ingiriendo heces, probablemente tu perro tenga una compulsión, siendo razón por la que debes buscar una solución de inmediato para que deje este mal hábito.

buscar asesoramiento

Para ello, puedes optar principalmente por hacer o forzar a tu perro que deje de comer heces. Esto lo puedes lograr si haces que las principales heces que ingiere, las suyas, sean desagradables para su paladar. Puedes añadir elementos a sus comidas o directamente a sus heces, que las hagan más desagradables, como un poco de pimienta negra o picante.

En el mercado también puedes encontrar diferentes productos que hagan que las heces de tu perro tengan un sabor desagradable.

Para saber si tu perro siente desagrado por uno u otro producto, puedes colocar diferentes productos en un algodón e ir pasandolos por la nariz de tu perro. Si este se aleja de algún producto, definitivamente no va a querer acercarse más, pues va a sentir desagrado y lo mismo va a suceder si aplicas el producto a sus heces.

Como mencionamos anteriormente, en el mercado existen diferentes productos hechos especialmente para hacer el sabor de las heces de tu perro desagradable para que este no se vuelva a acercar.

Recuerda que debes estar al pendiente de si tu perro presenta mejorías o no en cuanto a su adicción por el consumo de heces. Si bien no es algo peligroso para su salud, tampoco es una práctica saludable.

También debes procurar alimentar bien a tu perro, ya que como se dijo antes, una de las causas por la que tu perro puede estar consumiendo heces es porque le falta algún nutriente, por lo que debes mirar también en la comida que le das todos los días.

 

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *