Cómo evaluar el estado de un perro herido

Perro herido

¿Alguna vez os habéis preguntado cómo actuar y evaluar el estado de un perro herido? Los perros al igual que los niños suelen sufrir accidentes ya que en muchos casos no son conscientes del peligro que les rodea. Entre las urgencias veterinarias las más frecuentes suelen ser accidentes domésticos, atropellos y peleas entre perros. Por eso es importante saber cómo actuar en estas circunstancias. 

A continuación, vamos a mencionar varios casos en los que debéis identificar si vuestro perro se encuentra herido. Les daremos unos puntos a seguir que pueden ser de gran ayuda para aminorar el daño que tenga el animal. Al mismo tiempo  pueden resultar útil para agilizar el trabajo del equipo veterinario.

¿Qué es lo que le ha sucedido al perro?, ¿está el perro herido?

Primeros auxilios a perro

Es importante reconocer que ha sucedido para actuar de una forma u otra. Lo adecuado es proporcionar esta información al equipo veterinario por teléfono para que nos asesoren. También podemos dar esta información cuando lleguemos a la clínica en cuestión.

Inmovilizar al perro si está herido

Por muy bueno que sea nuestro perro en un momento de aturdimiento y dolor puede llegar a mordernos en defensa propia. Por eso es conveniente usar bozal. Si no tenemos un bozal a mano, se puede improvisar uno con venda o un pañuelo de tela. Para ello pasaréis la venda por debajo del hocico del animal y se le hace una lazada por encima. El resto de la venda o del pañuelo se anuda por detrás de las orejas. En el caso de perros de hocico corto se puede usar una toalla alrededor del cuello, si estuviera jadeando no taparle el hocico.

Comprobar si el animal está consciente y orientado

Podéis probar a llamarlo y mover suavemente la mano u otro objeto de un lado a otro para ver si reacciona.

Comprobar las constantes vitales

Si fuera necesario, después de inmovilizarlo comprobar que respira y que su corazón late.

Accidentes de tráfico, cómo actuar si el perro está herido.

A simple vista, puede parecer que un perro que ha sido golpeado por un vehículo no está herido. Sin embargo es probable que tenga alguna lesión interna, por ejemplo una rotura del bazo o del diafragma. Es importante ser precavidos en estos casos porque el animal se encuentra asustado y dolorido.

Si se encuentra de pie, al estar aturdido puede que se ponga en posición defensiva e intente mordernos. Por eso es importante usar una correa del revés para formar una lazada y con esta poder atar con suavidad al animal por el cuello. Si el animal está nervioso y no os permite que lo agarréis en el momento, hay que tener paciencia. Diríjanse a él con voz pausada para ganaros la confianza del animal.

En el caso de que el animal no pueda caminar, deberemos transportarlo con el mayor cuidado posible. Para ello nos basta una manta sobre la que colocaremos al perro manteniendo el cuerpo del animal recto. Mantener la cabeza del perro hacia abajo sin forzarla ya que puede tener daño cervical. Nunca se debe elevar los cuartos traseros por encima del resto del cuerpo. Puede ser que el diafragma esté roto y este acción produciría que los órganos de la cavidad torácica penetraran en el abdomen.

A ser posible que la manipulación del perro se haga entre dos personas. Además de evitar tocar la parte del abdomen y el tórax. Para cogerlo lo haremos pasando el antebrazo por la parte trasera de los muslos y por el pecho, a la vez que lo pegamos a nuestro cuerpo.

Si estuviera sangrando se puede ejercer presión sobre la herida para que se interrumpa el flujo de sangre. Nunca taponéis la hemorragia si sangra por los oídos o la nariz. En el caso de que sangrara por la boca podría ser un signo de que tiene un traumatismo interno local. Al igual que si tiene alguna fractura visible, no intentéis recolocar el hueso.

Algo muy común es que se corten las almohadillas. Cuando esto sucede sangran llamativamente, por lo que es conveniente vendar la pata con firmeza antes de llevarlo al veterinario.

Congelación

La congelación local se produce cuando hay una exposición intensa al frío. Suele producirse en las zonas más desprovistas de pelo y con poca vascularización como son las orejas, la cola, los testículos y las extremidades de las patas. Cuando esto sucede la piel se encuentra fría, pálida e insensible. Como medida urgente se puede aplicar paños calientes, sin ejercer presión y sin frotar la zona afectada, e ir lo antes posible al veterinario más cercano.

Quemaduras (por calor, por electrocución, por productos químicos)

Quemaduras por calor

Por la naturaleza curiosa que tienen los cachorros son los que más riesgo corren de sufrir quemaduras. La gran mayoría de las quemaduras suceden por contacto directo con líquidos calientes (agua, aceite…), materiales calientes o por contacto con fuego.

Por lo general, los primeros auxilios para aliviar el dolor se aplica sobre la zona afectada agua tibia, nunca fría ni hielo, y evitar frotar. El alcance de la lesión de una quemadura sólo puede observarse pasado unos días. Por esto, es importante acudir lo más pronto posible a vuestro centro veterinario.

Quemaduras por electrocución

Los perros más jóvenes, son los que por su inquietud y por estar cambiando la dentición pueden electrocutarse al mordisquear un cable de cualquier electrodoméstico que esté conectado a la corriente. Este tipo de quemadura tiene dos efectos, por un lado la quemadura de contacto que será la que veamos a simple vista, y por otro el efecto de la descarga eléctrica en el organismo.

Si esto sucediera, antes de auxiliar al perro deben desconectar el aparato de la corriente eléctrica. En el caso de que no respire, hay que hacerle la respiración artificial. Esta técnica se realiza con el perro tumbado sobre su costado derecho. Y se ejerce una presión suave y uniforme sobre la caja torácica a intervalos de cinco segundos. Tire de la lengua hacia adelante si fuera necesario para evitar que se obstruya las vías respiratorias. El perro debe volver en sí, si el corazón sigue latiendo. Para saber si su corazón late, se puede comprobar en el lado izquierdo entre las costillas. Aproximadamente se encuentra en el punto donde alcanza el codo del perro cuando lo flexionamos.

Apto seguido vayan lo más urgente posible al centro veterinario más cercano, ya que el mayor daño es el producido internamente por la descarga.

Quemaduras por productos químicos

Las quemaduras por productos químicos se producen por contacto directo de la piel con el producto químico. En estos casos es importante lavar la piel con grandes cantidades de agua para eliminar la sustancia corrosiva.

Cuerpos extraños, lo más común con lo que tu perro puede resultar herido

el perro y las espigas en primavera

Con este termino me refiero a cualquier objeto que no sea propio del animal, y que pueda penetrar en la piel o bien que lo ingiera.

En las zonas ajardinadas o de campo es bastante frecuente en la época de primavera que alguna espiga o paja se clave en la piel de nuestro amigo, o bien, se introduzca en el oído.

¿Cómo pueden darse cuenta?

En el caso de que tenga un cuerpo extraño en el conducto auditivo vuestro perro sacudirá constantemente la cabeza. Se rascará con frecuencia la oreja donde lo tenga y, preferentemente, volteará la cabeza hacia un lado. Puede llegar a quejarse e, incluso si lleva mucho tiempo, podría producirse supuración de líquido purulento. Si comienza a tener alguno de estos síntomas, es importante no demorarse en llevarlo al veterinario. Puede llegar a producirse una perforación del tímpano y como consecuencia infección y pérdida de audición.

Si se le clava una espiga, astilla u otro objeto punzante entre las almohadillas, irá penetrando a medida que ande. Vuestro perro al terminar el paseo comenzará a lamerse ociosamente la zona afectada y no querrá apoyar la pata herida. Incluso si siente bastante dolor puede que intente mordernos u os haga algún gesto feo. Por ello, si es posible, cuando exploren a vuestro perro deben hacerlo con un bozal. Si no viesen claramente lo que se ha clavado acudan a un centro veterinario donde lo examinarán con mayor detalle.

Otra situación puede ser que el perro se trague algún objeto no comestible y que le produzca una obstrucción intestinal parcial o completa. Los síntomas son vómitos y diarreas continuadas. Incluso las deposiciones y los vómitos pueden ir acompañados de sangre. Además, adoptan una postura donde encorvan la espalda y retraen el vientre. Esto es síntoma de que vuestro perro tiene dolor abdominal.

Intoxicación

Muchas veces los perros con su curiosidad innata o por descuido ingieren sustancias no apropiadas para ellos, como pueden ser productos de limpieza, disolventes, rodenticidas, fármacos, o sustancias psicotrópicas.

¿Cómo identificarlo?

El perro puede tener falta de apetito, vómitos que a veces van acompañados de sangre, presentar un estado alicaído, apático, las mucosas se tornan blanquecinas o amarillentas, pueden presentar fiebre, temblores e incluso convulsiones.

En estos casos es importante no provocar el vómito del perro si la sustancia es corrosiva ya que le provocamos más daño. Si contamos en casa con carbón activado (pueden comprarlo aquí) se lo podemos administrar mezclado con agua mediante una jeringa. El carbón activado sirve para retrasar la absorción del tóxico, lo que nos hace ganar tiempo para acudir rápidamente al veterinario. Si tenéis información acerca del producto que ha ingerido vuestro perro es recomendable que se la entreguéis al veterinario.

Carbón activado en las intoxicaciones de perro herido

Peleas entre canes

Los perros a veces no se llevan bien entre ellos y suceden las peleas. Si os encontráis en la situación de que han mordido a vuestro perro, lo primero es que tengáis especial cuidado, porque vuestro perro aunque sea el más bueno del mundo se ve totalmente indefenso y dolorido y es muy probable que os muerda. Después de tomar las medidas necesarias, debéis evaluar si vuestro can tiene alguna herida de mordedura, y si ésta aparenta ser profunda o superficial. Aunque no presente heridas, puede mostrarse dolorido, sobre todo si lo ha mordido un perro con mayor fuerza que él, porque puede haberle producido alguna contusión o fractura. Como consejo, si vuestro perro se queja, tiene problemas al andar o al realizar algún movimiento, aunque no presente mordeduras llevadlo al veterinario donde lo examinará y probablemente le haga una radiografía para destacar fracturas o daños internos.

Espero que los consejos de este post les hayan sido útiles y les pueda orientar si se ven en alguna de estas situaciones. Y ante cualquier duda que tengan nuestra recomendación es que acudan al veterinario. Su equipo veterinario de confianza son quienes conocen mejor que nadie a su mascota, y por tanto, son los que realmente están cualificados para ayudarles.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes