Perro perdiguero de Burgos

perro utilizado para la caza al lado de un arbol

Todas las razas de perros provienen del lobo, de ahí su nombre científico Canis lupus y la relación del hombre con este se remonta a unos quince siglos atrás. De hecho, el perro es el primer animal que logró domesticar el ser humano e influenció significativamente en el estilo de vida prehistórico.

Gracias a los perros los humanos podían cazar a la vez que eran protegidos por estos. De ahí que los dos principales instintos de estos animales sean la caza y la protección.

Origen

perro de color chocolate sentado en la hierba

Las diferentes razas de perros se fueron definiendo según su ubicación, trabajos que realizaban y cruces genéticos, estudiados con la finalidad de incentivar las características que los criadores deseaban.

Es por eso que existen muchas razas particulares con antiquísimos orígenes que se fueron definiendo hasta llegar a la actualidad, como es el caso del perro perdiguero de Burgos.

Es difícil precisar los orígenes de una raza en concreto de perro y esto no es diferente para el caso del perdiguero de Burgos, lo que tiene sentido histórico es que el perdiguero es una raza asociada a la clase social alta.

El termino perdiguero deriva de que era una mascota utilizada para la caza de perdices. También se le denomina perdicero, aunque no es lo común.

Su nombre no lo define geográficamente porque durante el siglo XIX y XX estaba disperso por varias ciudades del territorio español. Estudios  genéticos e históricos realizados ubican a Castilla como cuna de la raza.

Estos son los datos más cercanos que se tienen del origen de esta mascota, ya que existen múltiples documentos de datos imprecisos que ubican a perros de similares características en Alemania, Inglaterra y Francia hasta llegar a España.

Lo cierto es que la raza no se afianza hasta el siglo XVIII, donde ya existen documentos oficiales y pinturas de autores reconocidos donde perros con las características del perdiguero aparecen retratados.

Actualmente la raza se ha recuperado de grandes contratiempos que casi la hacen desaparecer,  debido a la acción de criadores sin escrúpulos.

Desde 1950 cuando se hizo bastante popular hasta el día de hoy, podemos decir que aunque esta raza ha sido víctima de suposiciones históricas respecto a su origen, lo cierto es que es un perro de caza de extraordinaria notoriedad y se considera originario de España.

La función de los perros de caza antes de la aparición de las armas de fuego era fundamental y esta actividad se combinaba con la cetrería. Los perros tenían que tener energía, disciplina, instinto y rapidez para ser efectivos, junto con un excelente autocontrol para no devorar la presa antes de que llegara el amo.

Características del perro perdiguero de Burgos

perro de caza andando entre piedras en posicion de caza

Su capacidad de seguir el rastro es inigualable, acompañado de su característico ladrido. Aun cuando apareció la escopeta, la raza siguió ligada a  la nobleza y fue adoptado como perro de muestra perteneciente a la clase alta.

Gracias a su historia, esta mascota posee características físicas bien definidas. El aspecto general es de un perro de cuerpo compacto y patas robustas y desarrolladas. La cabeza es fuerte, con cráneo desarrollado y surco central marcado y se sostiene por un cuello poderoso y ancho.

La trufa es de color marrón oscuro siempre húmeda y  amplia.

Los labios están también caídos y el superior cubre totalmente al inferior que oculta una mordedura en tijera y unos dientes blancos, fuertes y sanos con todos los premolares. La mucosa de la comisura de la boca es marrón a diferencia de las del paladar que es rosado.

Los ojos del perdiguero tienen forma de almendra, de tamaño mediano y de color oscuro o avellana. Se caracteriza por tener la mirada dulce y triste. Los parpados son gruesos y el inferior debe estar adherido al globo ocular, siendo necesario revisarlos con frecuencia para evitar infecciones.

Las orejas de esta raza de perro son largas, triangulares y caídas. Llegan hasta la comisura del labio y tiene pelos finos que dan una sensación suave y blanda. Se pueden notar las venas, ya que las tienen muy marcadas.

Los machos de la raza pueden medir entre 62 y 67 cm. Las hembras son un poco más pequeñas con una talla de 59 a 64 cm. El pelaje suele ser tupido, de grosor mediano, liso y corto y el color básico es el blanco moteado en hígado haciendo un efecto de mezcla irregular.

La cola es gruesa y por lo general se corta más o menos a la mitad de su longitud.

La actitud que manifiesta el perdiguero de Burgos es muy característica de su raza. A pesar de ser un perro bastante rústico, su comportamiento es tranquilo y equilibrado. Es dócil, inteligente y de gran obediencia, siendo esta la palabra que mejor  lo define. A pesar de ser un  excelente perro de muestra  para caza de pelo y pluma, tiene gran ferocidad con presas mayores.

Cuidados

perro en posición de alerta entre la hierba

La capacidad de resistencia de este animal es realmente impresionante. Puede mantener el paso durante días y se moviliza por los distintos relieves del camino sin dificultad. También es muy resistente al clima.

La marcha es constante y aguanta muy bien las largas jornadas. Sin embargo y a pesar de su resistencia no se pueden obviar los cuidados necesarios de la raza.

Gracias a su origen y resistencia requiere de ejercicio físico diario. Su alimentación es carnívora y si se va a utilizar pienso debe de ser de buena calidad para que le aporte las calorías necesarias a su organismo.

El baño y la higiene no se deben descuidar, proporcionándole la limpieza adecuada, además de suministrarle los respectivos medicamentos antiparásitos, ya que están expuestos a la intemperie. Es importante recordar cepillarles el pelaje por lo menos dos veces por semana.

Deben contar con todas las vacunas y las visitas necesarias al veterinario. Por su tamaño son propensos a  la displasia de cadera o codo, que suele ser su mayor enemigo en lo que a salud se refiere. También tienen cierta disposición a la epilepsia.

Estas magnificas mascotas consumen bastante energía por lo que se les debe suministrar alrededor de 1600 kilocalorías diarias, pero si su actividad es más intensa pueden llegar a consumir hasta 5000 kilocalorías. Es necesario mantenerlos bien hidratados durante las actividades de cacería.

El perdiguero de Burgos es una mascota muy activa desde cachorro y muy fácil de entrenar, ya que es muy obediente. Siempre se deben revisar sus orejas, ojos y patas cuando vuelven de las jornadas de caza, aparte que debe visitar al veterinario por lo menos dos veces al año porque está muy expuesto a pulgas, garrapatas y lesiones.

No es un perro urbano, ya que requiere de mucho espacio y ejercicio. Si no se va a aprovechar sus habilidades en la cacería, entonces necesita una buena dosis de entretenimiento activo al día.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.