Perros braquicéfalos y sus problemas respiratorios

dos perros de raza pequena juntos

Todos queremos lo mejor para nuestros perros y hacemos todo lo que podemos para ayudarlas. Sin embargo, hay razas que por razones genéticas constituyen una población de riesgo específica para cierto tipo de enfermedades. Este el caso de los perros de hocico chato, aunque no desespere, si tu perro es uno de estos, veremos que existen maneras de aliviar sus pesares y hacer que tengan una vida lo más feliz posible, al igual que los otros perros.

El problema de los perros braquicéfalos

Carlino durmiendo

Pero para intentar siquiera auxiliarlo, debemos primero conocer qué le pasa.  Si bien sus jadeos pueden resultar un gesto simpático y causar ternura, debemos entender que están sufriendo y que requieren la intervención de un profesional. Según un estudio reciente que tuvo lugar en el Reino Unido,  los dueños de los perros de este tipo de razas (llamémosla, por ahora, de “hocicos chatos”) suelen no identificar los problemas respiratorios de su mascota.

¿Hasta dónde llegarías tú para evitar que tu amada mascota sufra? Ellos nos dan amor y merecen lo mismo a cambio. Prestar atención a todo aquello que la pueda hacer sentir mal es parte de tu responsabilidad como dueño y del compromiso que cada persona asume al adoptar un miembro de cuatro patas que se integrará de lleno a la familia, como un hijo más.

¿Qué es la braquicefalia?

La braquicefalia es una afección física que dificulta o imposibilita parcialmente respirar de forma adecuada. Esta enfermedad afecta a los perros que tienen una cabeza en forma achatada y el paladar blando y largo. Otra condición anatómica que deben cubrir para construirse en población de riesgo para la braquicefalia es, además de las características nombradas anteriormente, tener huesos nasales cortos (es decir, mucho más cortos en comparación con otras razas de canes), por ejemplo Bulldogs, el Carlino, el Bóxer, el Shar Pei o el Shih Tzu.

Justamente estas son unas de las razas más populares entre los amantes de las cuatro patas por lo cual la lectura de este artículo es sumamente útil ya que pronto puedes tener uno en casa. Sin embargo, un perro puede ser braquicéfalo sin tener el síndrome, porque gracias a la predisposición y/o cuidados adecuados, no ha llegado a desarrollar la enfermedad. En otras palabras, el problema está latente pero no constituye una afección propiamente dicha porque no presenta síntomas.

Hay que cuidar a los perros de hocico chato de los golpes de calor. Si bien este tipo de protección debe brindársele a todo perro cualquiera sea su raza, los braquicéfalos son más propensos a sufrirlos (y en algunos casos de manera letal) ya que no pueden regular la temperatura del cuerpo a través de la respiración.

Por los problemas de salud antes mencionados- dificultades respiratorias y, por añadidura, propensión a sufrir golpes de calor-  esta raza tiene una esperanza de vida menor a otras de su mismo tamaño.

¿Qué debo observar en mi mascota para saber si ha desarrollado el síndrome braquicéfalo?

Perro Bóxer

Para  poder responder a esta pregunta, debes autocontestarte otras sobre tu perro, como por ejemplo:

  • ¿Su respiración es fuerte y ruidosa?
  • ¿Sus ronquidos y jadeos son excesivos, aún mientras duerme?
  • ¿Tiene las encías azuladas?
  • ¿Tiene carraspeo de flema?
  • ¿Presenta dificultades para caminar?
  • ¿No soporte ni siquiera unos minutos de ejercicio físico?
  • Cuándo come ¿Tiene reflujos?
  • ¿Tose o estornuda?
  • ¿Tiene problemas para tragar?
  • ¿De su boca se desprenden babas blancas?
  • ¿Suele encontrarse fatigado?
  • ¿Está inquieto cuando duerme?
  • ¿Se agita más cuando hace mucho calor o hay un alto nivel de humedad en el ambiente?

Si respondiste que sí a una o varias preguntas, empieza a vigilar más de cerca a tu mascota o lo que es mejor aún, llévala inmediatamente al veterinario para que sea él quien la observe y pueda determinar si ha desarrollado el síndrome o está próxima a hacerlo. Este profesional será quien evaluará la gravedad de la afección y establecerá el correspondiente tratamiento, según su juicio y pericia.

“Remedios” caseros

Los mimos son importantes, pero con ellos no basta. Los animales necesitan que nos pre-ocupemos y nos ocupemos al mismo tiempo y es que ocuparnos significa ponernos en acción una vez que vimos los que nos preocupaba. En este sentido debemos cuidar a nuestras mascotas braquicéfalas todo el año pero necesitamos hacerlo con más atención aún en el verano.

Reserva los momentos de juego y ejercicio para las horas donde el sol es menos fuerte y, por ende, haga menos calor. Evita que quede encerrado en lugares poco ventilados (por ejemplo, el interior de un automóvil). Hazle seguir una dieta equilibrada, ya que mantenerlo en un peso saludable le ayudará mucho y es que moverse con sobrepeso es más dificultoso y provoca más cansancio y problemas para respirar.

Mantiene sus orificios nasales limpios al igual que sus  ojos,  los pliegues del morro,  la trufa y las mucosidades. Usa lágrimas artificiales y no le pongas ningún tipo de collar, ya que con el mismo podrías provocar presión en la tráquea lo que obstruiría su respiración, así que en lugar de collar usa arnés.

Enfermedades compañeras

dos perros de raza pequena juntos

Es normal que el síndrome braquicéfalo venga acompañado por otras anomalías respiratorias, entre ellas encontramos la inflamación de laringe (también conocida como laringitis) y de faringe (faringitis), la eversión de amígdalas (afección en la cual éstas sobresalen de la garganta), peor ventilación a través de las fosas nasales, obstrucción de garganta, y lagrimeo constante y conjuntivitis.

Pueden presentar también alteraciones de tipo gastrointestinal tales como segregación excesiva de saliva, regurgitación y/o vómitos. La gravedad de estas patologías varía según el perro y su situación y se pueden dar solas o combinadas. La braquicefalia es considerada por algunos lo más peculiar y bello de estas razas.

Sin embargo y más allá de que algunos dueños piensen que es una cualidad de sus mascotas, el hocico largo es en realidad una malformación peligrosa, que signa la calidad de vida de las razas que lo poseen. Debemos ser conscientes de que, por más que la belleza nos importe y que sus gestos nos hagan reír (por ejemplo, sus ronquidos), si no actuamos de inmediato (llevándola al veterinario), estamos poniendo en peligro a nuestra mascota y haciéndola sufrir.

La calidad de vida de nuestras mascotas depende de nosotros. En el caso de los braquicéfalos debemos ser doblemente responsables. Además de asumir el compromiso que todo dueño tiene asumir con su mascota, aquí la responsabilidad es doble, en tanto perro cualquiera y parte de la familia y en tanto raza con una malformación que lo coloca indudablemente en situación de riesgo inminente.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes