Problemas digestivos en perros

Las enfermedades que afectan tanto al estómago como a los intestinos en los perros son más comunes de lo que pensamos. Esto incluye enfermedades infecciosas como por ejemplo las  bacterianas, virales y parasitarias y las no infecciosas son los tumores, hinchazón y obstrucción.

Entre los trastornos digestivos más comunes que padecen los perros podemos mencionar los siguientes.

Parvovirus canino

El parvovirus canino es una enfermedad viral provocada por un virus llamado parvovirus, que puede ser mortal si no se atiende a tiempo. Afecta con mayor frecuencia a los cachorros y a los perros adultos que no están vacunados.

El virus en sí es resistente a varios medicamentos comunes y puede sobrevivir durante varios meses e incluso durante algunos años.

El virus se transmite por contacto directo o indirecto con perros o heces infectados. Después de ingresar en el cuerpo ya sea por la boca o la nariz, el virus se multiplica y se propaga al torrente sanguíneo. Ataca las células, que se dividen rápidamente en todo el cuerpo, especialmente las de la médula ósea, el tejido que produce células sanguíneas y el revestimiento del intestino delgado.

Esta grave enfermedad puede ser causada por el estrés y la alimentación inadecuada y los signos pueden empeorar por otras infecciones del sistema digestivo.

El contacto prolongado con un perro que arroja altos niveles de virus, aumenta la probabilidad de infectarse. Un perro infectado puede ser contagioso antes del inicio de los signos.

No existe un tratamiento específico para eliminar el virus, ya que la mayoría de los perros se recuperan con la atención y el apoyo adecuado, que se centra en sustituir los líquidos y electrolitos perdidos.

Las soluciones de electrolitos orales pueden utilizarse en perros levemente deshidratados sin antecedentes de vómitos. Los perros más graves necesitarán líquidos por vía intravenosa.

La mayoría de los perros que sobreviven a los primeros tres o cuatro días de la enfermedad, se recuperan generalmente en una semana.

Colitis

Los perros que padecen de colitis o inflamación del colon, suelen esforzarse más de lo normal para defecar y sus heces pueden estar cargadas de moco, a veces con sangre. Los perros afectados también pueden tener dolor al defecar y los signos pueden aparecer y desaparecer, no obstante tienden a empeorar con el tiempo.

En la mayoría de los casos, la causa de esta enfermedad es desconocida, se sospecha que el origen puede ser bacteriano, parasitario, traumático, relacionadas con los riñones y alérgicas.

La colitis puede ser el resultado de un defecto en la función del sistema inmune en el colon. También se ha implicado una reacción exagerada a factores dietéticos o bacterianos dentro del intestino, predisposición genética o resultados de enfermedades infecciosas o parasitarias previas.

El tratamiento para la colitis dependerá del tipo de colitis que tenga el perro, por lo general, el veterinario suele recomendar una dieta rica en fibra y proteínas, además de algunos medicamentos antiinflamatorios.

Estreñimiento

El estreñimiento ocurre cuando el perro presenta dificultades para  defecar, ya que por lo general las heces se encuentran secas y duras.

Es un problema bastante común en perros, ya que en la mayoría de los casos, el problema se corrige fácilmente, sin embargo, en animales más enfermos, la afección puede ser grave. Mientras más heces permanezcan en el colon, más seco y más duro se pondrá, haciendo que el animal sufra en al momento de defecar.

La falta de agua o la resistencia a defecar de manera regular debido al estrés ambiental o el dolor que se produce durante la defecación, contribuye a la formación de heces duras y secas.

El estreñimiento también puede ser el resultado de problemas neuromusculares, que puede ser causado por hipotiroidismo, disautonomía, enfermedad de la médula espinal, disfunción del nervio pélvico o anormalidades electrolíticas. Algunas drogas pueden causar estreñimiento como efecto secundario.

Los perros afectados con esta enfermedad deben ingerir mucha agua. El estreñimiento leve a menudo se puede tratar cambiando a una dieta alta en fibra, evitando que el perro coma huesos u otros objetos, proporcionando acceso rápido al agua y el uso de laxantes apropiados. Los laxantes formulados para los humanos pueden ser muy peligrosos para los animales, especialmente para los gatos.

En los casos más graves de estreñimiento, un veterinario puede eliminar las heces retenidas mediante el uso de enemas o por extracción manual mientras el perro está bajo anestesia general.

Para eliminar por completo todas las heces, se pueden necesitar entre dos o tres intentos durante varios días. Para prevenir que el estreñimiento vuelva a presentarse, los veterinarios a menudo recomiendan una dieta alta en fibra, fácil acceso al agua y oportunidades frecuentes para defecar.

Gastritis

La gastritis en los perros, provoca vomito repentino y en ocasiones prolongado debido a la inflamación del estómago.

Esta enfermedad puede ser causada debido a la ingesta de algún elemento que irrita o daña el revestimiento del estómago, infecciones, parásitos, enfermedades en todo el cuerpo, drogas o venenos. En casos de gastritis aguda, el vómito es repentino, y el material vomitado puede contener evidencia de lo que comió la mascota, como por ejemplo: hierbas.

El tratamiento y el control para este trastorno, son los mismos que para el vómito, ya que el pronóstico depende de la causa del vómito y la capacidad de detenerlo o controlarlo.

La gastritis a corto plazo a menudo responde bien al ayuno y evita un mayor consumo de lo que desencadenó la enfermedad. Las perspectivas para la gastritis a largo plazo son variables. La investigación está en curso en esta área y los ensayos de diversas dietas y medicamentos, pueden proporcionar nuevos tratamientos en los próximos años.

Úlceras gastrointestinales

Las úlceras estomacales son el resultado de un colapso del revestimiento normal del estómago y se agravan por un aumento en el ácido clorhídrico o la pepsina, que es una enzima digestiva.

Las condiciones que conducen a una mayor producción de ácido y que dañan el revestimiento del estómago, aceleran la formación de úlceras.

Las úlceras gastrointestinales pueden ser causadas por varios factores, incluidos medicamentos, tumores, infecciones y enfermedades generalizadas. Los ácidos y las enzimas digestivas que se encuentran dentro del estómago descomponen la comida. El revestimiento del estómago debe proteger el resto del estómago de estos procesos potencialmente dañinos.

El objetivo del tratamiento de la úlcera es determinar la causa de la ulceración y después eliminarla o controlarla.

La medicación dirigida a la úlcera reduce la acidez gástrica, previene la destrucción del revestimiento del estómago y promueve la curación de la úlcera. En general, el tratamiento continúa de seis a ocho semanas.

El uso dietético incluye el uso de dietas blandas y entre los alimentos recetados se encuentra el pollo y arroz. Los antibióticos pueden estar indicados para algunos perros.

Enfermedad inflamatoria intestinal

La enfermedad inflamatoria intestinal es en realidad un grupo de enfermedades del sistema digestivo que son reconocidas por ciertos signos persistentes  y por la presencia de inflamación sin una causa conocida. Las diversas formas de la enfermedad se clasifican por su ubicación y el tipo de célula que está involucrada.

La causa de la enfermedad inflamatoria intestinal es desconocida, aunque las alergias alimentarias son una causa poco probable en la mayoría de los casos, pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad de ciertas maneras como por ejemplo provocar inflamación a través de reacciones alérgicas excesivas a ciertos alimentos, bacterias o parásitos dentro del intestino.

La inflamación daña la barrera de la mucosa que protege el revestimiento intestinal, haciéndolo aún más sensible a los antígenos.

Los glucocorticoides, medicamentos que son antiinflamatorios y suprimen el sistema inmunitario, se encuentran entre los medicamentos más utilizados en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal.

También se pueden recomendar medicamentos antiparasitarios, ciertos antibióticos, suplementos vitamínicos u otros medicamentos antiinflamatorios.

Otras de las enfermedades que ocurren con mayor frecuencia en los perros son:

  • Hinchazón.
  • Obstrucción del intestino.
  • Cáncer en el sistema digestivo.
  • Gastroenteritis Hemorrágica.
  • Malabsorción.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Categorías

Enfermedades

Mi nombre es Lurdes y entre mis aficciones se encuentran las de escribir y leer. Soy una gran amante de los animales y llevo desde que llevaba pañales rescatando y cuidando de ellos. Me paré en tercero de B.U.P y actualmente estoy estudiando la medicina alternativa, temática que también me encanta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.