Razones por las que tu perro sangra por el pene

La presencia de sangre siempre nos va a causar una gran alarma y más si es por el pene del perro, ya que lo menos que podemos pensar es que está muy enfermo, así que si tu perro sangra por el pene, te vamos a informar de las posibles razones, que se debe hacer para diagnosticar este problema y cómo tratar esta patología.

¿Es normal ver sangre en la orina del perro?

Siempre y cuando sea una pequeña gotita que se haga presente al principio o al final, puede ser normal, sobre todo si esto no está acompañado de cierto decaimiento en el animal, que sus micciones sean o muy distanciadas o muy frecuentes (más de lo habitual), que presente dificultad cuando orina y es que de hecho, si el perro no ha sufrido ningún traumatismo o atropellamiento que sugiera algún sangrado interno no debería echar sangre por su pene.

¿Que ocasiona el sangrado por el pene?

Puede que tu perro este padeciendo de enfermedades relacionadas con su aparato urinario, como la vejiga y la uretra o del aparato reproductivo como la próstata, también el pene puede estar padeciendo alguna patología.

En el caso de las enfermedades que afectan el tracto urinario, puede haber por ejemplo, presencia de cálculos en la uretra o en la vejiga o nuestro perro puede tener cistitis. La forma de determinar estas patologías en recogiendo algo de la orina del perro en un envase para llevárselo al veterinario a que le realice las pruebas necesarias y/o en casos extremos, este puede obtenerla mediante una punción e la vejiga.

La presencia de bacterias en la orina son el indicativo de que hay infección y las trazas de sangre confirmarían que de allí proviene el sangrado del pene, en cualquier caso, el veterinario prescribirá los antibióticos correspondientes y nada más terminar el tratamiento, se hace una segunda muestra para verificar que ha sido erradicada la infección.

Las afecciones de la próstata también pueden ser las causantes de la sangre en el pene del perro, específicamente la hiperplasia prostática benigna se manifiesta con presencia de hematurias.

Para poder diagnosticarla, es necesario que el veterinario realice el tacto rectal a fin de determinar si la próstata está más grande de lo normal, si su posición y consistencia al tacto es la adecuada y así se explicaría el sangrado, además de las dificultades para hacer las necesidades fisiológicas.

Por lo general, esta aparece en machos ya adultos de mediana o de edad avanzada que no hayan sido castrados, por lo tanto si el diagnostico coincide con este trastorno, probablemente el veterinario se decante por la castración.

Si tu perro ya es algo mayor, debes saber que es perfectamente factible proceder con la castración, claro está, debe someterse a una serie de exámenes pre operatorios cuyos resultados deben dar cuenta que es apto para el procedimiento; así a los pocos días de la castración la próstata reducirá de nuevo su tamaño y sin riesgos a que vuelva a inflamarse ya que se ha inhibido la producción de testosterona y con ello desparece la posibilidad de inflamación.

Otras de las patologías que afectan a la próstata, son la prostatitis y el cáncer de próstata, estas la determinará el veterinario con los exámenes y procedimientos de rutina.

 

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *