Síndrome del perro aspirador

perro lamiendo un polo de sandia

El síndrome del perro aspirador es el nombre con el que se conoce el terrible hábito de los perros a la hora de comer cualquier objeto que se encuentre en el suelo o a su alcance. Se presenta tanto en cachorros como en mascotas adultas y se caracteriza porque comen cualquier cosa tela, madera, plástico, juguetes, etc. Esto representa un grave riesgo a la salud ya que estos materiales pueden ocasionar lesiones internas.

Una mascota es sin duda alguna una experiencia llena de aspectos positivos. Compartir el día adía con un perro redimensiona la vivencia familiar. Existe una mascota con características particulares para cada etapa de la vida, desde el juguetón y protector para los primeros años de infancia hasta el activo para las formas de vida activa y los falderos de compañía que son los leales compañeros de los adultos.

Definición de síndrome del perro aspirador

perro comiendose la suela de una zapatilla encima de una moqueta

Es recomendable conocer las particularidades de cada raza y educar al perro con refuerzo positivo sin perder de vista su naturaleza canina. Por más que se desee humanizar a la mascota no se debe olvidar su instinto y respetar las condiciones sanas y naturales de su desarrollo.

Artículo relacionado:
Educar al perro con el refuerzo positivo

En caso contrario lo más probable es que se tenga que lidiar con una mascota que exija tanta atención como un bebé. Tal es el caso de aquellas mascotas que consideran que el suelo es su territorio e ingieren como comida cualquier objeto o elemento con el que se tropiecen. Este desorden es conocido como el síndrome del perro aspirador y debe ser atendido con prontitud antes de que genere consecuencias irreparables para la salud del perro.

Se pueden dar casos de que los perros comen heces o ingieren productos de limpieza y se intoxiquen o envenenen. Es más comprensible detectar este comportamiento en cachorros, pero si no se corrige con rapidez pueden mantener la costumbre hasta adultos. Todas las razas son susceptibles a manifestar el síndrome, sin embargo es bien conocido que los Retriever, Beagles y Golden Retriever son más susceptibles.

Posibles causas psicológicas, físicas o emocionales

Los orígenes de esta conducta tienen su raíz en los primeros tres meses de la cría y es que durante ese período es imperativo que el cachorro permanezca cerca de la madre. A través de la interacción materna el perro aprenderá a alimentarse y distinguir un patrón de sabores que le garantizan su supervivencia.

El destetarlos y privarlos de los primeros meses con la madre le trae a la cría profundos desequilibrios emocionales. Si el cachorro queda huérfano por alguna razón debe contar con una atención constante y correcta por parte de los criadores para garantizar su equilibrio físico y emocional, aunque muchas personas no son conscientes los perros también sufren de estrés y son altamente receptivos a las emociones de sus dueños. Por esa razón, la ansiedad producida por un dueño inestable que le proporciones un trato inadecuado puede resultar en el síndrome.

Las mascotas tienen necesidades que son necesarias cubrir para mantener su salud física y psicológica tales como la rutina, la actividad física, los hábitos alimenticios y requerimientos nutricionales e incluso los de higienes llevadas de forma correcta reflejaran actitudes sanas.

pastor aleman en veterinario siendo pinchado

La educación temprana y la correcta socialización con los distintos miembros de la familia la comunidad y otras mascotas evitarán los síntomas de ansiedad, depresión y niveles de estrés o nerviosismo que los lleve a llamar la atención con el síndrome de perro aspirador o pica como también se conoce.

También existen algunas circunstancias más físicas que emocionales que pueden llevar a la mascota a presentar dicha condición. Entre estas destacan la falta de hierro o anemia, diabetes, hipotiroidismo, parásitos, tumor estomacal, desnutrición u otros problemas que impliquen desequilibrios nutricionales.

Consecuencias

Las consecuencias de este desorden en las mascotas pueden ser muy variadas, desde Casos leves de indigestión hasta obstrucciones intestinales, intoxicaciones y envenenamientos. La salud también se deteriora debilitando el sistema inmunológico gracias a los constantes desordenes digestivos, vómitos y diarreas. En el caso de las obstrucciones intestinales el síntoma visible más común es la muestra dolor y vómito. En ese caso se deberá acudir al veterinario con premura donde se le realizará a la mascota principalmente una radiografía. Una vez evidenciada la obstrucción se procederá a la cirugía que es el único método por el cual se podrá restablecer el equilibrio en la mascota.

En el caso de las intoxicaciones hay que tomar acciones más rápidas ya que se requiere investigar con prontitud las causas. Una vez determinadas se puede proceder al tratamiento adecuado que va desde inducción al vómito hasta lavado estomacal. Muchas veces no se logra identificar a tiempo que la mascota está intoxicada y esto le puede ocasionar la muerte.

Otra señal de alerta de que la mascota sufre del síndrome del perro aspirador es que sufra de mal aliento constante, a pesar de que se le cepilla los dientes con la regularidad recomendada. Independientemente de las consecuencias lo más importante es controlar las causas y evitar complicaciones.

¿Cómo evitar el Síndrome del perro aspirador?

perro mordiendo un tronco en el suelo

En un principio lo más importante es que la mascota tenga un sano desarrollo desde su nacimiento. Debe permanecer de forma imperativa los tres primeros meses de vida junto a la madre. La educación desde cachorro es igualmente fundamental.

Dependiendo de la raza del perro requerirá de dueños con características de liderazgo más o menos definidas, siendo para nada recomendable que una mascota tenga confusión sobre quién es el que manda. Existen razas más independientes que otras pero en general todas requieren que el que lo adopta se imponga como un líder confiable.

Si el perro presenta la condición entonces los métodos para curarlo del síndrome deberán ser un poco más drásticos. En un principio se tendrá que ser en extremo cuidadoso con los objetos que se dejen a su alcance. Por otro lado, colocarle un bozal forma parte de los pasos iniciales para evitar complicaciones.

El siguiente paso consta de buscar estrategias sugeridas por el veterinario y adiestrador de perros que puedan ayudar a su educación. Si este paso se realiza de manera correcta no solo se logrará que la mascota no como cualquier objeto, también se pueda lograr que no consuma ningún alimento sin la aprobación del amo.

Las terapias de sustitución también pueden ser muy efectivas, por ejemplo comprarle juguetes masticables que lo entretienen y ayudan a controlar la ansiedad. Para  definir con éxito la estrategia a implementar es necesario conocer con exactitud la causa del síndrome, así que si el origen es de deficiencia nutricional entonces se le deberá proporcionar una dieta adecuada que equilibre sus valores. También se le puede recomendar una mayor actividad física o ejercicios que estimulen sus necesidades cognitivas.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.