El síndrome de privación sensorial en el perro

Teckel de pelo corto.

Al igual que ocurre con las personas, los diferentes estímulos de nuestro alrededor afectan de manera individual a cada perro. De ahí que unos sientan un mayor miedo que otros a los gritos, los coches, los patinetes y otros factores que forman parte de nuestro día a día. Cuando este temor es desproporcionado, puede que nos estemos enfrentando a un caso de Síndrome de Privación Sensorial.

¿Qué es?

El Síndrome de Privación Sensorial es una patología del comportamiento que tiene lugar tras someter al perro a un estado de aislamiento durante un largo período de tiempo, entre las tres semanas y los cuatro meses de edad. De esta manera se produce una malformación de las zonas nerviosas de su cerebro responsables de procesar los estímulos sensoriales. Así, se crea un defecto en el desarrollo de las conexiones interneuronales. En consecuencia, el animal sufre grandes dificultades para adaptarse al entorno, buscando siempre la soledad y reaccionando con miedo o ansiedad ante cualquier estímulo.

Síntomas

Lo más común en estos perros es que muestren una mirada asustadiza, una postura temerosa y no sientan curiosidad por su entorno. En casos graves, puede llegar a rechazar la comida y cualquier contacto humano o animal, así como a presentar otro tipo de respuestas neurodegenerativas: problemas dermatológicos, trastornos en el sistema digestivo o urinario, etc. En muchos casos presentan alteraciones del sueño, apego exagerado hacia su familia, fobia a cualquier ruido y una timidez extrema.

Tratamiento

Dependiendo del estado que presente esta patología y sus síntomas, será adecuado un tratamiento u otro. Muchas veces es necesario combinar varios métodos, siendo los dos siguientes los más comunes.

1. Terapia de conducta. Es imprescindible para solucionar este problema. y debe ser realizada por un etólogo o educador canino cualificado. Esta terapia es totalmente personalizada dependiendo del caso de cada perro, y tiene como principal objetivo mejorar la gestión emocional del perro ante los estímulos que le provocan miedo.

2. Administración de psicofármacos. En caso de ser necesario, podemos administrar mediación para reducir la ansiedad del can, siempre bajo la supervisión de un veterinario.
Consejos

Es importante no obligar al animal a enfrentarse a sus miedos cuando aún no está preparado, ya que esto puede agravar enormemente el problema. Asimismo, debemos proporcionarle un entorno tranquilo y tratarle siempre con grandes dosis de cariño y paciencia; no olvidemos que él no es culpable de la situación y que es la primera víctima de la misma.

 

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Categorías

Enfermedades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *