Ojos secos en el perro: causas y tratamiento

Al igual que ocurre con los seres humanos, los perros también pueden sufrir el llamado “síndrome del ojo seco”. Se trata de una de las enfermedades oftalmológicas más frecuentes, y se ocasiona debido a una deficiencia de la fase acuosa de la lágrima o película lagrimal precorneal. Si no es tratada a tiempo, puede provocar daños irreversibles.

¿Qué es?

Su nombre científico es el de queratoconjuntivitis seca (QCS) o queratoconjuntivitis seca cuantitativa. Consiste en una inflamación crónica que afecta a las glándulas lagrimales, la conjuntiva y la córnea. A su vez, esto deriva en ciertas alteraciones en la cantidad y calidad de las lágrimas que se producen. Si la enfermedad no es tratada como es debido, la estructura ocular se vuelve cada vez más vulnerable, llevando incluso a dar lugar a la ceguera.

Síntomas

Entre los más comunes encontramos:

  1. Picor, ardor o irritación en la zona ocular.
  2. Enrojecimiento.
  3. Parpadeo frecuente.
  4. Secreción mucosa por uno o ambos ojos.
  5. Inflamación de la córnea.
  6. Lagrimeo excesivo.

Es importante acudir al veterinario rápidamente si advertimos cualquiera de estas señales, pues cuanto antes se diagnostique el problema, más sencilla será su solución.

Causas

Son muy variadas. Entre ellas podemos nombrar las siguientes:

  1. Predisposición genética: razas como el yorkshire, el bulldog francés e inglés, el pequinés, el cocker o el samoyedo, entre otras, presentan cierta predisposición a sufrir el “síndrome del ojo seco”.
  2. Intoxicaciones: la exposición a ciertas sustancias puede dar lugar a problemas oftalmológicos como este.
  3. Medicación: a veces, ciertos antibióticos y anestésicos tópicos son el desencadenante de este síndrome.
  4. Alteraciones autoinmunes: es el caso del lupus, la diabetes o el hipotiroidismo.
  5. Infecciones virales: algunas enfermedades producen este síndrome del ojo seco, como el moquillo.
  6. Envejecimiento: al alcanzar la edad adulta, los perros producen menos lágrimas de forma natural.

Tratamiento

El tratamiento varía dependiendo de la causa. Uno de los más comunes es la administración frecuente de colirios o lágrimas artificiales. De ser necesario, también se suele recetar algún fármaco que estimule la producción lagrimal. Por otro lado, hay casos graves en los que se recurre a la cirugía. En todo caso, esta enfermedad requiere atención veterinaria.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Categorías

Enfermedades

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.