Cómo enseñar a un perro a no morder

Perro mordiendo

Los perros son unos animales que usan su boca para explorarlo todo. Especialmente cuando son cachorros, pueden tener mucha tendencia a mordernos las manos, los pies, los muebles, los zapatos… en definitiva, todo lo que encuentran. Este comportamiento puede resultar gracioso al principio, pero cuando el can crece, su dentadura se vuelve más fuerte, y es entonces cuando podría hacer daño tanto a nosotros como a los otros peludos que se encuentre durante los paseos.

Para evitar problemas, es muy importante saber cómo enseñar a un perro a no morder. Y de eso hablaremos en este artículo. Sigue estos consejos para conseguir que tu can sepa cómo comportarse.

Las partes del cuerpo no son un juguete

Tanto si es un cachorro como si es adulto, una de las primeras cosas que tenemos que hacerle entender es que el cuerpo de una persona no es un juguete. Cada vez que intente mordernos, aunque sea jugando, le diremos un NO firme, sin gritar, y nos apartaremos de él. Si intenta hacernos la pelota, no le escucharemos. Debe aprender que no queremos que nos muerda, y para ello debe de asociar el querer mordernos con algo negativo (importante: no se le debe pegar ni gritar, pues así sólo conseguiríamos que nos tuviese miedo): ”cada vez que muerdo, me ignoran”. Dale un premio (caricias, golosinas para perros, juguete) si han pasado 10 segundos y se ha portado bien.

Otra opción es redirigirlo. ¿Cómo se hace? En realidad es muy fácil: cada vez que intente morderte, enséñale una golosina para perros y haz que vaya a un sitio: por ejemplo, si está en el sofá, con la ayuda del premio lo bajaremos, le daremos una orden básica (como sentado) y le daremos el premio.

Hay que ser constante. El perro necesita repetir varias veces una misma acción para que pueda entenderla y, sobretodo, memorizarla. Pero el trabajo al final vale la pena. Siempre.

¿Qué hago si va a morder a otro perro o persona en el parque?

A nadie le gusta ver que su perro intenta morder a otro can o persona. Es una situación muy desagradable tanto para el cuidador del animal, como para la ”víctima”. ¿Qué hacer? Por experiencia te puedo decir que lo mejor que se puede hacer es mantener la calma.

Si ves a tu perro que empieza a sentirse tenso o incómodo (pelo erizado, empieza a mostrar los dientes, pone la cola recta), llévatelo de ahí. Ponle la correa y, sin decir palabra, idos a un rincón alejado, donde el perro pueda calmarse. Haz que haga un poco de olisqueo soltando por el suelo trozos de salchicha o chucherías para perros. Esto le ayudará a relajarse.

Antes de regresar al parque, te recomiendo que sigas practicando en casa y te lo lleves de paseo por calles donde no suelan ir muchas personas a pasear con sus canes. Sólo cuando veas que por fin ha entendido que no puede morder, sólo entonces podrías volver a intentarlo.

Cachorro mordiendo una pelota

Si necesitas más ayuda, no dudes en consultar con un adiestrador canino que trabaje en positivo.


Categorías

Adiestramiento

Mónica Sánchez

Los animales siempre han estado muy presentes en mi vida. Actualmente tengo tres gatos y tres perros, y cada día sacan lo mejor de mí. Son unos seres muy especiales que siempre me enseñan algo nuevo. Es una enseñanza que voy a compartir contigo.

Escribe un comentario