¿Qué es el Síndrome de Cushing?

Perro en el veterinario.

El Síndrome de Cushing es una enfermedad endocrina que tiene lugar cuando el organismo del perro segrega un exceso de cortisol. A su vez, las responsables de su producción son las glándulas suprarrenales, situadas cerca de los riñones. Esta patología es más frecuente entre canes de razas pequeñas mayores de 6 años, y a pesar de no tener cura, no tiene por qué reducir la calidad de vida del animal si éste recibe el tratamiento adecuado.

También llamada hiperadrenocorticoidismo, este trastorno puede deberse a varios factores. El más común es la aparición de tumores en la glándula pituitaria, y en segundo lugar, en la zona suprarrenal. La administración continuada o excesiva de corticoesteroides también puede propiciar el desarrollo de esta enfermedad. A día de hoy, no está demostrado que tenga algún componente genético.


El Síndrome de Cushing hace peligrar la vida del perro si éste no recibe un tratamiento médico. Sus síntomas suelen pasar desapercibidos al ser erróneamente relacionados con la edad adulta del animal, pero lo cierto es que entrañan un importante riesgo para su salud. Entre ellos encontramos la alopecia simétrica (en ambos lados del cuerpo y la cola), que se manifiesta cuando la enfermedad se encuentra en un estado muy avanzado.

Previamente aparecen otras señales como hinchazón del abdomen, sed excesiva, apetito desmedido, debilidad muscular, apatía, dermatitis, jadeos y delgadez en el grosor de la piel. Sin embargo, el perro no tiene por qué presentar todos estos síntomas, difíciles de determinar ya que muchos de ellos corresponden a la etapa de la vejez.

Este síndrome se diagnostica a través de varias pruebas. En primer lugar, es necesario realizar un análisis de sangre y de orina, donde podemos observar pequeñas señales relacionadas con esta patología. También es importante llevar a cabo una radiografía y ecografía abdominales, muy efectivas para valorar el tamaño de las glándulas renales. Sin embargo existen pruebas más específicas como el test de estimulación con ACTH y el test de supresión con dexametasona, que miden la concentración sanguínea de cortisol.

Existen diferentes tratamientos para el Síndrome de Cushing, que dependen de las características de cada caso. A veces es necesaria una intervención quirúrgica con el fin de extirpar el tumor que causa el problema, y en otras ocasiones el tratamiento se basa en quimioterapia o radioterapia combinada. También es común la administración de diferentes fármacos.


Categorías

Enfermedades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido muy especiales para mí. Hoy en día forman una parte muy importante de mi vida.

Escribe un comentario