Síndrome del perro pequeño

Muchas personas prefieren los perros de mayor tamaño ya que piensan que estos son más tranquilos que los perros pequeños, quienes cuentan con un temperamento diferente. Los pequeños caninos se ganaron la fama de ser celosos y de mal carácter, sobre todo ante la presencia de extraños, pero tampoco debemos quitarle mérito ya que también son más ágiles y felices.

Quizás la culpa de estas diferencias las tengamos los humanos, de hecho muchos creen que los perros pequeños son especies de juguetes. Un ejemplo claro es en el salto de los perros, si vemos que un perro de gran tamaño salta sobre una persona lo vemos mal y lo corregimos, por el contrario si esto es hecho por un pequeño perrito lo tomamos como un hecho simpático y alegre. Pero el comportamiento del perro es él mismo y sin importar del tamaño de ellos quieren significar lo mismo.

Con el gruñido pasa algo parecido, si vemos un pastor alemán que nos gruñe seguramente nos asustaremos bastante, en cambio si lo hace un chihuahua pensamos simplemente que tiene un mal día y sabemos que no debemos asustarnos ya que no nos podrá causar daño alguno.

No debemos permitirle a nuestras mascotas permitir que exhiban conductas dominantes. Recuerda que para los perros, el tamaño no significa nada.

Otro problema que se plantea como diferente dentro de los perros grandes y los perros pequeños es el referido al espacio. Si uno está sentado en el sillón y un perro grande salta sobre él, deberemos corrernos o le diremos que no lo haga porque lo puede romper. En este caso el perro esta buscando ocupar su lugar marcando físicamente su territorio. Si un perro pequeño salta al sillón seguramente lo alzaremos y comeremos el gesto como una demostración de cariño, sin entender que este gesto también demuestra que quiere marcar su territorio.


Categorías

General Perros

Maria

Redactora de contenidos, editora de blogs, posicionamiento SEO

Escribe un comentario