Cómo adiestrar a un perro sordo

Pitbull y la comida A veces se puede adoptar un cachorro que crees que es 100% funcional, sólo para descubrir unas semanas después que tiene un problema de audición leve. Entonces, ¿cómo se logra educar a un perro cuando la mayoría de los ejercicios de entrenamiento requieren el uso de señales vocales como «sentarse» y «acostarse»?

En los últimos años, la educación de perros sordos ha sido ampliamente buscada y se desarrollan regularmente métodos simples y eficaces. Las oportunidades para la adopción de un perro sordo están creciendo y no hay razón para enviar a estos animales de nuevo al refugio.

Sordera en perros

los perros giran la cabeza para escucharte Al igual que con los humanos, algunos perros bebés nacen sordos, a esto se le llama sordera congénita. Para otros perros, la sordera puede provenir de muchas fuentes, como infecciones crónicas del oído o lesiones relacionadas con drogas tóxicas o la vejez.

Hay cerca de un centenar de razas de perros que son más propensos a la sordera congénita que otros. Los dálmatas, por ejemplo, tienen un grado de riesgo muy alto, con un 30% de los cachorros nacidos sordos en uno o dos oídos.

Otras razas afectadas por esta enfermedad son: el Setter Inglés, el Perro de Montaña Australiano, el Perro Catahoula Leopardo, el Sabueso del Whippet y el Parson Russell Terrier.

Los científicos aún no saben exactamente por qué es probable que estos perros nazcan sordos, pero parece obvio que la sordera afecta principalmente a los perros con cabeza blanca o en su mayoría cabezas blancas. Según un estudio estadounidense, la falta de pigmento en la cabeza significa que las células pigmentadas en el oído tienen dificultad para desarrollarse o incluso pueden ser inexistentes.

La falta de células pigmentadas causa la muerte de las células nerviosas, que son esenciales para el correcto desarrollo de la audición. Curiosamente, los perros blancos como el  Samoyedo no conoce estos problemas de sordera, por lo tanto, el misterio no está completamente resuelto.

¿Cómo sé si mi perro es sordo?

Si crees que tu perro es sordo, haz una prueba sencilla. Espera hasta que tu perro esté dormido o no mire y haz un sonido fuerte detrás de él.

Debes estar seguro de que el animal no puede ver tu movimiento o sentir ninguna vibración (lo que excluye golpear sus pies en el suelo). A continuación, prueba diferentes tipos de sonidos. Usa un silbato, aplaude fuerte y golpea una batería.

Estos sonidos son lo suficientemente diferentes como para comprender los niveles auditivos complejos y te ayudarán a comprobar si tu perro es sordo, total o parcialmente.

Si notas que tu perro de repente empieza a ignorarte o que no viene corriendo cuando le echas sus croquetas en el tazón, sería interesante hacer esta prueba para asegurarte de que no es su audición la que está dañada. Si tu perro no reacciona a estos sonidos y deseas realizar una prueba más completa, llama a tu veterinario, quien puede sugerirte diferentes pruebas.

Entrenar a un perro sordo

perro completamente feliz Si hace unos años entrenar a un perro sordo parecía imposible, muchos amantes de los perros han investigado el asunto y la educación de tal animal es ahora tan simple como cualquier otro.

La principal diferencia es que los estímulos auditivos deben ser ignorados por razones obvias. En vez de eso, como con los humanos, vas a usar señales realizadas con la mano, vas a asociar cada acción con una señal de mano clara y distinta.

No importa qué signo utilices, pronto serás constante y siempre usarás el mismo signo para la misma acción.

Existe el mito de que la falta de audición hace al perro más agresivo y es que en realidad, cualquier perro si es estimulado de manera equivocada, te morderá. Es el despertar lo que puede ser más difícil para un perro sordo, por lo que es importante hacer ejercicios con él desde una edad temprana.

Despierta a tu perro con una golosina en la mano, varias veces durante sus primeros meses y pronto asociará este despertar con algo positivo. Si no quieres sorprender a tu perro, puedes despertarlo golpeando con el pie en el suelo o en la cama donde duerme, las vibraciones lo despertarán suavemente. Aparte de eso, no hay absolutamente nada que pueda hacer para adaptar su alojamiento a su perro.


2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Carmen dijo

    El año pasado adopté un perro de un año aproximadamente, mezcla de corgi galés. A los dos días me di cuenta de que es sordo como una tapia, aunque el veterinario del centro de adopción me dijo que lo que pasaba era que tenía las orejas muy sucias. En cambio, mi veterinario de siempre nada más verlo – tiene la capa muy blanca y sólo unas manchas marrones – me dijo que casi seguro era sordo. Lo es.
    Contraté un etólogo, y más tarde un adiestrador, pero aparte de enseñarme a darle órdenes con gestos no han podido hacer mucho más: el problema es que, a pesar de su defecto, es muy independiente y seguro de sí mismo, no está pendiente de mí y no puedo dejarlo suelto en ningún sitio a no ser que esté completamente cerrado, como un pipican. Es un perro muy activo, muy joven y tiene mucha energía que no puede gastar. He probado collares de vibración, pero no han sido muy efectivos. No sé qué hacer para poder darle un poco más de libertad sin correr el riesgo de que se escape, se pierda, o peor, lo atropelle un coche.
    ¿Alguna sugerencia?

  2.   Mariam dijo

    Carmen yo tengo un labrador sordo, ya tiene 3 años, y sigo con el mismo problema que tú tienes 🙁 lo que hago es estar mucho más pendiente de él, ya que si sale, se pierde. También le tengo una placa en el collar, para identificarlo