Cálculos renales en perros

Quien tiene un perro debe de hacer todo lo posible por cuidarlo como se merece, proporcionándole la atención veterinaria cada vez que sea necesario. Y es que son muchos los problemas de salud que pueden afectarle, como por ejemplo cálculos renales.

Si conoces de alguien que haya tenido, seguramente si le preguntas te dirá que son muy dolorosos, incapacitantes incluso. Pues bien, esa sensación puede tenerla también el peludo. Por eso, te vamos a contar todo sobre los cálculos renales en perros.

¿Qué son?

Los cálculos son depósitos de diferentes minerales que se van acumulando en distintas zonas del organismo, como pueden ser en la vesícula biliar o en los riñones. En el primer caso, una vez que se detectan el tratamiento es la extirpación de dicho órgano, pues de lo contrario la situación del paciente podría empeorar, pero en el segundo vamos a ver que se opta por algo distinto.

Popularmente decimos que son piedras, pero estas primero fueron barro o ”arenilla” causada, principalmente, por una mala alimentación. Y es que somos lo que comemos, también los perros: si les damos una comida inadecuada, rica en cereales y subproductos, no sería raro que acabaran teniendo cálculos.

¿Qué tipos de cálculos renales hay?

Hay varios tipos, que son:

  • Ácido úrico: se desarrollan en una orina ácida, y suelen estar asociados a alteraciones hereditarias del metabolismo del urato. Se disuelven con una alimentación específica y con medicación.
  • Estruvita: están formados por fosfato de amonio y magnesio. Se desarrollan en una orina alcalina.  Pueden disolverse con una dieta específica.
  • Oxalato cálcico, cistina y sílice: Los de cistina se pueden disolver con dieta, pero en el caso de los otros se suele optar por extraerlos quirúrgicamente.

¿Cuáles son los síntomas de cálculos renales en perros?

Los cálculos, sean de la índole que sean, van a producir una serie de síntomas que son comunes en perros, personas, y en cualquier otro animal que cuente con esos órganos. En el caso de los renales, son los siguientes:

  • Dolor al orinar: el perro intentará hacer pis, pero con esfuerzo. A menudo no lo conseguirá.
  • Hematuria (sangre en la orina): debido a los cálculos, es normal que se observe sangre en orina.
  • Incontinencia urinaria: provocada por la distensión que puede sufrir la vejiga.
  • Orina en aspersión: si se produce una obstrucción parcial, será eso lo que ocurra.

¿Cómo se diagnostica?

En cuanto notemos que nuestro amigo no se encuentra bien, lo que debes de hacer es llevarlo al veterinario lo antes posible con una muestra de orina. Así, nada más llegar y comentarle lo que los síntomas que tiene, analizará esa muestra. Si no pudiéramos recogerla, el profesional la recogería pinchándole en la vejiga directamente. Una vez analizada podrá saber su pH, si hay presencia de sangre o si hay infección.

Para saber si tiene o no cálculos, la técnica que utilizará será la de la ecografía abdominal o la radiografía, para la cual depilará la zona con cuidado antes de hacérsela. Si ve manchas blancas, sabrá que se le han desarrollado cálculos.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento va a depender en gran medida de los síntomas que tenga el perro y del tipo de cálculos que tenga. Pero aún así debemos saber que se puede tratar de dos formas distintas:

  • Dieta y antibióticos: para los casos más leves, un cambio de dieta y la administración de medicamentos es suficiente para disolver los cálculos renales.
  • Cirugía: en casos graves, en los que los cálculos son muy difíciles de disolver o que tienen un gran tamaño, se opta por extraerlos de manera quirúrgica.

Así y todo, los cálculos renales pueden volver a producirse, de ahí que sea tan importante darle una alimentación exenta de cereales y de subproductos.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.