Causas, síntomas y tratamiento del hígado inflamado en los perros

El hígado inflamado es un problema serio en perros

La hepatitis es el término que conocemos de origen de los vocablos griegos hepar, que significa hígado y el término itis, que significa inflamación y esto nos señala que es una circunstancia patológica en donde el hígado se encuentra inflamado.

Sin embargo, la inflamación hepática tiene muchas causas y esto es de gran ayuda para poder distinguir las diferentes clases de hepatitis.

Causas de la inflamación de hígado en los perros

La anatomía de un perro no suele ser muy diferente a la de un ser humano y esos órganos vitales que para nosotros son de gran importancia, para nuestro perro también lo son, como lo es el hígado en este caso.

El hígado es indispensable para que exista el equilibrio orgánico en nuestro perro debido a que se encarga de intervenir en el metabolismo, tiene la función de procurar que se eliminen los elementos tóxicos, de almacenar energía, sintetizar las proteínas, se encarga de producir la bilis y también tienen participación en la asimilación de los nutrientes.

La inflamación en el hígado puede ser causada por una alimentación que no es correcta o también puede darse por una exposición insistente a elementos tóxicos, lo que ocasión daños bastante graves en el hígado y el posible que estos daños leguen a ser crónicos.

Si el daño hepático ha causado daños en las funciones del hígado, veremos la presencia de señales bastante graves que indican un funcionamiento anormal de este órgano, al igual que del resto del organismo.

Síntomas de la inflamación de hígado en los perros

Los perros con problemas de hígado se muestran tristes

Si bien existen varios tipos de hepatitis en los perros, es importante que recordemos que en cualquiera de los casos se trata de una inflamación en el hígado sin importar cuál sea la causa, los síntomas de este problema los mencionamos a continuación:

  • Sed en exceso.
  • Ictericia, o que en otras palabras es la coloración en amarillo de los ojos al igual que las mucosas.
  • Presencia de sangre en las mucosas.
  • Dolor en la zona del abdomen que posteriormente puede provocar una inmovilidad.
  • Convulsiones a causa de las fallas en el hígado.
  • Falta de apetito.
  • Incrementa la secreción nasal al igual que la ocular.
  • Edema subcutáneo.
  • Vómitos.

Los perros que tienen una inflamación en el hígado no necesariamente tienen que mostrar cada uno de estos síntomas, por lo que si observamos que existe la presencia de algunas de estas señales que hemos señalado anteriormente, tenemos que llevar a nuestra mascota lo más pronto posible ante un veterinario.

Las pruebas que realiza un veterinario para saber si tu perro tiene problemas de hígado

Cuando se lleva al veterinario a un perro con sospechas de que puede tener problemas de inflamación de hígado, el profesional necesitará hacer unas pruebas para determinar el diagnóstico del animal. Y esas pruebas supondrán un coste en la visita al veterinario. Por eso, queremos avisarte del tipo de pruebas que puede realizar, y que son:

Un análisis de sangre

Es una de las pruebas más utilizadas, no solo para la inflamación de hígado en perros, sino de manera general para conocer el estado de salud del can. En él va a poder ver si hay alteraciones en el hemograma, como por ejemplo leucocitosis, anemia…; así como el estado de la coagulopatía (disminución de plaquetas, presencia de cirrosis, variaciones en PT y APTT…); o alteraciones bioquímicas en algunos valores, sobre todo, y relacionados con el hígado, la fosfatasa alcalina o las transaminasas).

Una ecografía

La ecografía es visual lo que le permite al experto ver cómo está esa zona, si hay alguna anomalía, si se presentan masas que no deberían estar… En general, cuando ocurre algo así, le puede dar una idea, pero casi siempre esta prueba se combina con un análisis de sangre.

Una histología

Para finalizar, la última de las pruebas diagnósticas que se le realizan a un perro puede ser una histología, es decir, una biopsia del hígado. Esta se realiza sedando al animal para que no se mueva ni sufra. Y permite saber qué grado de problema de hígado tiene, desde una inflamación mínima, media o grave, a una hepatitis que pueda derivar en fibrosis de distintos grados.

Tratamiento para la inflamación de hígado en los perros

Consulta con el veterinario si tu perro está enfermo

El tratamiento para este problema va a depender de cuál sea el factor que lo haya provocado. En una hepatitis común en tratamiento tiene que ser sintomático pero a su vez debe cumplir con la finalidad de poder modular cada uno de los factores que hayan provocado los daños en el hígado.

En una hepatitis que es autoinmune el tratamiento, al igual que en el caso anterior tienen que ser sintomático a pesar de que el veterinario le dará valor a una posible prescripción de algún medicamento que sea inmunomodulador, que pueda actuar de manera específica en el sistema de defensas para prevenir el daño en el hígado.

Si es el caso de una hepatitis infecciosa o también llamada vírica, al igual que en los otros casos, el tratamiento continúa siendo sintomático debido a que no hay la existencia de una cura, es posible que se usen antibióticos para poder mantener un control en las infecciones que son secundarias, también se usan soluciones isotónicas para poder prevenir que ocurra una deshidratación, protectores hepáticos y también se receta una dieta que es hipoproteica.

El veterinario es el encargado de señalar la dieta mencionada, a pesar de que esta tiene muchos beneficios en cualquiera de los casos de inflamación de hígado, debido a que una gran cantidad de proteínas en el hígado puede provocar una sobrecarga.

Remedios caseros para la inflamación de hígado en los perros

Que un perro sufra un problema de salud hace que te preocupes mucho. Por eso, ayudar a que lleve una vida más saludable, y además conocer distintos métodos para aliviar su problema, puede ser fácil. Sobre todo porque queremos dedicar este espacio a ayudarte a que sepas qué puedes hacer si tu perro tiene inflamado el hígado, o bien notas los síntomas y quieres ayudarle.

Entre los remedios caseros tienes los siguientes:

Una dieta adecuada

La dieta, es decir, la alimentación de tu perro, es un factor muy importante para que se recupere o no tengas problemas de hígado. Por eso, debes controlar mucho lo que come. Para ello, te recomendamos que elijas un alimento que le dé un gran aporte de energía y proteínas. Esto permitirá que no haya malnutrición en el animal, además de que las proteínas pueden reparar lesiones del hígado. Y eso equivaldría a resolver parte del problema.

Las proteínas las puede conseguir con la carne, pero también de los lácteos, de la soja, etc.

Infusiones y tés

Al igual que a una persona tomar infusiones y tés le ayuda a mejorar la inflación del hígado, también ocurre lo mismo con el perro. En este caso, el agua que bebe puedes cambiarla en varios momentos del día por un té de boldo, de cardo mariano, o infusiones de alcachofa.

Estas ayudarán a tratar el hígado por las propiedades que tienen, además de calmar el malestar abdominal, el dolor en general, etc.

Cocina casera

Una de las consecuencias de que un perro tenga el hígado inflamado es que deja de comer. Por mucho que le guste una comida, y que tenga hambre, el dolor es mayor y hace que no quieran ingerir nada, siendo más peligroso porque puede desnutrirse. Por eso, muchos veterinarios recomiendan que, si no acepta piensos o comidas elaboradas, se pase a la comida casera con recetas y dietas enfocadas en perros con problemas hepáticos.

La dieta perfecta para un perro con problemas de hígado

Si tu perro tiene hepatitis debes llevarlo al veterinario

Como hemos dicho antes, la dieta para alimentar a un perro que tiene inflamación del hígado debe basarse en una serie de nutrientes que son:

  • Proteínas: Muy importantes porque estas pueden ayudar a reparar el daño en el hígado. Ahora bien, las proteínas de la carne tienen el problema de que contienen nitrógeno y, al descomponerse en su cuerpo, producen amonio, que es perjudicial para el hígado, además de tóxico. Esto no quiere decir que no puedas darle nada de carne, por ejemplo, el pollo o el pavo no tienen tanto problema y son ingredientes que se utilizan para sus dietas. Pero la proteína vegetal es mucho más beneficiosa y ayudará a tu mascota. ¿Dónde la encuentras? Sin duda en el tofu. Pero que un perro coma tofu puede ser casi imposible, así que hay que utilizar alternativas que sí lo lleven como algunas marcas de comida para perros. Otra opción es, por ejemplo, el queso.

  • Carbohidratos: Al igual que las proteínas deben ser de calidad, en el caso de los carbohidratos pasa lo mismo. Se utilizan para darle energía al animal y que no tenga que crearla él mismo en su organismo, para que este se centre en recuperar el hígado o protegerlo bien. ¿Qué puedes darle? Arroz hervido. Es el mejor alimento con carbohidratos para tu mascota.

  • Fibra: Por último, te hablamos de la fibra. Esta es mejor que sea de viegales, como son espinacas, judías verdes, etc. Pero a los perros no les suele gustar la verdura, así que apuesta por un poco de aceite donde fríes el pollo y el ajo. Ese aceite sobre su alimento le aportará la fibra que necesita.

Receta de dieta para perros con inflamación de hígado

Te dejamos una receta especial que puedes hacerle a tu perro si este tiene inflamado el hígado. Con ella seguro que le apetece comer y además ayudarás a que se recupere antes.

Los ingredientes son los siguientes: 200 gramos de carne de pollo con piel (quítale los huesos), 500 gramos de arroz cocido, 1 zanahoria, 10 gramos de salvado, 10 gramos de aceite vegetal (o aceite de oliva virgen extra).

Preparación:

Lo primero que tendrás que hacer es poner una sartén con aceite. Echa a continuación el pollo con la piel y deja que se dore un poquito. No hace falta que esté muy hecho, con que lo hagas al punto es suficiente. A continuación echa el arroz previamente cocido así como la zanahoria (también cocida) y remueve bien. Puedes echar un poquitín más de aceite si ves que se queda muy seco.

Ya solo tendrás que esperar a que se enfríe para servírselo.

Por supuesto, hay más variantes para escoger. La propia dieta te la determinará tu perro ya que, si sabes que hay verduras que le gustan, puedes aprovechar y consultar con tu veterinario si son buenas opciones para hacerle recetas de cocina y que se las coma.


Un comentario, deja el tuyo

  1.   jhoan dijo

    Buenas noches. Disculpe mi perro tiene 3 dias sin comer y no quiere beber agua, el empezo perdiendo la vision y despues la orientacion, emite unos sonidos de dolor cuando esta acostado y se para de repente. Que puedo hacer aparte de acudir al veterinario.

    Nota: Se da unos golpes fuertes cuando choca con las paredes.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.