Causas, síntomas y tratamiento del hígado inflamado en los perros

La hepatitis es el término que conocemos de origen de los vocablos griegos hepar, que significa hígado y el término itis, que significa inflamación y esto nos señala que es una circunstancia patológica en donde el hígado se encuentra inflamado, sin embargo, la inflamación hepática tiene muchas causas y esto es de gran ayuda para poder distinguir las diferentes clases de hepatitis.

Causas de la inflamación de hígado en los perros

La anatomía de un perro no suele ser muy diferente a la de un ser humano y esos órganos vitales que para nosotros son de gran importancia, para nuestro perro también lo son, como lo es el hígado en este caso.

El hígado es indispensable para que exista el equilibrio orgánico en nuestro perro debido a que se encarga de intervenir en el metabolismo, tiene la función de procurar que se eliminen los elementos tóxicos, de almacenar energía, sintetizar las proteínas, se encarga de producir la bilis y también tienen participación en la asimilación de los nutrientes.

La inflamación en el hígado puede ser causada por una alimentación que no es correcta o también puede darse por una exposición insistente a elementos tóxicos, lo que ocasión daños bastante graves en el hígado y el posible que estos daños leguen a ser crónicos.

Si el daño hepático ha causado daños en las funciones del hígado, veremos la presencia de señales bastante graves que indican un funcionamiento anormal de este órgano, al igual que del resto del organismo.

Síntomas de la inflamación de hígado en los perros

Si bien existen varios tipos de hepatitis en los perros, es importante que recordemos que en cualquiera de los casos se trata de una inflamación en el hígado sin importar cuál sea la causa, los síntomas de este problema los mencionamos a continuación:

  • Sed en exceso.
  • Ictericia, o que en otras palabras es la coloración en amarillo de los ojos al igual que las mucosas.
  • Presencia de sangre en las mucosas.
  • Dolor en la zona del abdomen que posteriormente puede provocar una inmovilidad.
  • Convulsiones a causa de las fallas en el hígado.
  • Falta de apetito.
  • Incrementa la secreción nasal al igual que la ocular.
  • Edema subcutáneo.
  • Vómitos.

Los perros que tienen una inflamación en el hígado no necesariamente tienen que mostrar cada uno de estos síntomas, por lo que si observamos que existe la presencia de algunas de estas señales que hemos señalado anteriormente, tenemos que llevar a nuestra mascota lo más pronto posible ante un veterinario.

Tratamiento para la inflamación de hígado en los perros

El tratamiento para este problema va a depender de cuál sea el factor que lo haya provocado.

En una hepatitis común en tratamiento tiene que ser sintomático pero a su vez debe cumplir con la finalidad de poder modular cada uno de los factores que hayan provocado los daños en el hígado.

En una hepatitis que es autoinmune el tratamiento, al igual que en el caso anterior tienen que ser sintomático a pesar de que el veterinario le dará valor a una posible prescripción de algún medicamento que sea inmunomodulador, que pueda actuar de manera específica en el sistema de defensas para prevenir el daño en el hígado.

Si es el caso de una hepatitis infecciosa o también llamada vírica, al igual que en los otros casos, el tratamiento continúa siendo sintomático debido a que no hay la existencia de una cura, es posible que se usen antibióticos para poder mantener un control en las infecciones que son secundarias, también se usan soluciones isotónicas para poder prevenir que ocurra una deshidratación, protectores hepáticos y también se receta una dieta que es hipoproteica.

El veterinario es el encargado de señalar la dieta mencionada, a pesar de que esta tiene muchos beneficios en cualquiera de los casos de inflamación de hígado, debido a que una gran cantidad de proteínas en el hígado puede provocar una sobrecarga.

 

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *