¿Por qué comen hierba los perros? Mitos y verdades

Cachorro entre la hierba.

A veces advertimos ciertos comportamientos extraños en nuestros perros cuya finalidad no logramos entender. Un ejemplo es la costumbre de comer hierba, algo que hace la mayoría de los canes y que da lugar a diversas teorías. Probablemente la más conocida es la que afirma que los perros “pastan” para purgarse, aunque no existen evidencias científicas que lo demuestren. Muchos expertos indican que se trata de un mito.

La falta de estudios respecto a este tema y el hecho de que los perros no siempre vomiten tras comer hierba, siembran la duda. La realidad es que a día de hoy se desconoce el motivo de este comportamiento; no obstante, se barajan algunas posibilidades, además de la de la purga.

Otras teorías

Existen otras explicaciones que, al igual que la anterior, no están confirmadas por la comunidad científica.

  1. Comportamiento heredado de sus ancestros. Es uno de los argumentos más populares respecto a esta conducta. Sus antepasados, los lobos, ingieren hierba a través de los animales herbívoros, lo que empuja a los perros a consumir pasto.
  2. Falta de nutrientes. Si el animal no obtiene todos los nutrientes necesarios para su organismo mediante su dieta habitual, tratará de encontrarlos de otras maneras. Una de ellas es el consumo de hierba.
  3. Sabor agradable. No debemos descartar el hecho de que la hierba resulte deliciosa para los perros.

Falta de estudios científicos

A pesar de tratarse de un comportamiento muy común, apenas se han realizado estudios sobre esta cuestión. Sin embargo, cabe destacar una investigación realizada en 2008 por científicos de la Universidad Davis de California, liderada por Karen Sueda, Benjamín Hart y Kelly Cliff, y publicada por la revista científica Applied Animal Behavior.

La primera parte de la misma consistió en realizar una encuesta a 25 estudiantes de veterinaria, de los cuales todos señalaron que sus perros comían hierba frecuentemente pero sólo un 8% afirmó que vomitaban tras ello. Los investigadores continuaron entrevistando a 47 propietarios más; un 79% de ellos reconocieron esta costumbre en sus mascotas, pero sólo seis de los entrevistados observaron vómitos. Ampliaron los datos entrevistando a 1.571 propietarios más, de los cuales un 68% indicó que sus perros comían hierba frecuentemente, aunque únicamente un 22% vomitaban tras ello.

Por tanto, el estudio concluía que esta conducta no está asociada a ninguna enfermedad o malestar estomacal, ni a la carencia de vitaminas. Los investigadores se inclinaron a pensar que se trata de un comportamiento instintivo heredado de sus ancestros.

¿Debemos dejar que nuestro perro coma hierba?

En principio no tendría por qué dañar el organismo del animal siempre y cuando la hierba proceda de un entorno natural. Sin embargo, en exceso puede ocasionar problemas gastrointestinales. Además, debemos evitar las plantas tóxicas y la hierba tratada con pesticidas.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *