Espondiloartrosis: síntomas, tratamientos, cuidados

Existe una gran confusión en el terreno de la artrosis canina, sus variantes, subgéneros y tratamientos. La que nos ocupa en esta ocasión es la llamada espondiloartrosis osificante, una enfermedad degenerativa que afecta a la columna de los perros, especialmente a los de edad avanzada. A continuación hablamos sobre este trastorno, sus síntomas, posibles tratamientos y cuidados básicos.

¿Qué es la espondiloartosis osificante?

Esta enfermedad también recibe el nombre de espondilosis deformante y picos de loro, aunque realmente se presentan algunas leves diferencias entre ellas sólo detectables para los expertos en la materia.

Consiste en un proceso degenerativo lento que afecta principalmente al ligamento intervertebral. Se caracteriza por la aparición de exóstosis óseas (coloquialmente llamadas “picos de loro”) en la parte ventral de las vértebras.

Suelen darse entre las regiones lumbosacra o toracolumbar, al ser la zona que experimenta un mayor movimiento cuando el animal realiza actividades físicas. Es por ello que afecta en mayor medida a los canes de trabajo, aunque también se da con mayor frecuencia en perros ancianos, de raza grande y que sufren algún tipo de inestabilidad en sus articulaciones: lesiones de rodilla, cojera, displasia de cadera, etc.

Principales síntomas

Las exóstosis óseas que se forman como consecuencia de esta enfermedad y producen roces en los tejidos blandos que las rodean; es decir, en los músculos y ligamentos. Esto causa síntomas como los siguientes:

  • Dolor en la columna.
  • Dolor en la región abdominal.
  • Rigidez.
  • Espasmos musculares.
  • Atrofia muscular.
  • Inflamación medular.
  • Pérdida de la sensibilidad.
  • Dificultad para moverse.
  • Encorvamiento.

Además de los efectos psicológicos. Todas estas molestias producen en el perro apatía, depresión e inapetencia, entre otros problemas. Es probable también que huya de las caricias, rechace los paseos e incluso muestre un comportamiento agresivo derivado del propio dolor.

Causas

Los motivos por los que se manifiesta la espondiloartrosis son similares a los de cualquier tipo de artrosis. La causa más común es la sobrecarga física, dada en la mayoría de los casos por un exceso de ejercicio o por obesidad. Otra posibilidad serían las deformidades en la columna de nacimiento, los microtraumatismos y las alteraciones del cartílago.

Diagnóstico y tratamiento

Ante cualquiera de estos síntomas, el perro debe ser examinado por un veterinario. Éste realizará estudios radiográficos de la columna vertebral para confirmar o descartar la existencia de osteofitos o exóstosis óseas en la zona. En muchas ocasiones también se lleva a cabo un examen neurológico para averiguar si existe cualquier posible patología de este tipo.

De ser confirmado el diagnóstico, el experto administrará un tratamiento que dependerá del estado de la enfermedad. Es importante saber que la espondiloartrosis no tiene cura, pero sus síntomas pueden controlarse con determinados medicamentos y algunos métodos.

El principal objetivo es aliviar la inflamación y el dolor de los tejidos adyacentes a la columna vertebral, para lo cual se administran antiinflamatorios no esteroides y, en muchas ocasiones, condroprotectores. Es aconsejable complementar este tratamiento con un programa de rehabilitación. También hay quien recomienda la acupuntura. Por supuesto, todo ello debe estar siempre supervisado por un veterinario.

Tratamientos complementarios

Una dieta rica en nutrientes es otra gran clave para mejorar la vida del animal. Es muy recomendable el consumo de vitamina C, que favorece la formación de colágeno, con lo que ayuda a reducir la inflamación. Por otro lado, la vitamina B12 fortalece la estructura ósea y la niacinamida mejora el metabolismo de los cartílagos.

Además, evitar el sobrepeso nos ayudará a ralentizar el avance de la enfermedad y favorecer la adecuada movilidad del can. De igual forma, muchas veces las terapias alternativas como la acupuntura, la hidroterapia o los masajes pueden ser muy beneficiosos.

Cuidados básicos

Desde casa también podemos tomar algunas medidas para ayudar a nuestro perro a enfrentarse a este problema. Podemos resumirlos en:

  • Evitar que salte o baje desde superficies muy altas. Lo mejor será que pongamos un pequeño puf, rampa o escalera cerca de la cama y el sofá. De esta manera el animal podrá subir y bajar sin hacerse daño en la espalda.
  • Ejercicio moderado. Un error muy común es suprimir todo tipo de actividad física para proteger al perro, pero de esta manera causamos el efecto contrario. Los paseos ligeros son esenciales para mantener su salud a raya, sin llegar a forzar nunca al animal.
  • Evitar las escaleras. Subir y bajar escaleras obliga al perro a realizar movimientos bruscos en su columna, por lo que será mejor alejarle de ellas. Si nos es imposible, tendremos que ayudarle nosotros mismos para que no fuerce tanto la columna.
  • Masajes caseros. Podemos pedirle a un quiropráctico canino que nos indique cómo masajear el cuerpo del perro para aliviar sus síntomas. Así reforzamos los efectos del tratamiento veterinario.
  • Revisiones veterinarias. Si siempre son esenciales, cuando nuestra mascota sufre alguna enfermedad las revisiones veterinarias cobran mayor importancia. Asimismo, debemos recurrir al profesional ante cualquier duda o problema.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Categorías

Enfermedades

Raquel Sánchez

Licenciada en Periodismo y aficionada a los blogs, siempre me ha gustado escribir. Desde niña adoro a los animales, y los perros siempre han sido... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.