Lametones de perro en la cara: ¿qué dicen los expertos?

Lametones de perro en la cara

Todo perro bien cuidado y querido por su familia, se alegrará de la llegada de sus amos a casa. Muchos de ellos, lo harán lanzándose sobre la cara para darle besos desconsoladamente. Un gesto adorable, ¿verdad? Los lametones son una de las formas que tienen los canes de manifestar su cariño, aunque hay estudios que alegan que también es una forma de recibir información de sus dueños.

¿Pero debemos evitar por salud los lametones de perro en la cara o no? En este artículo, a través de opiniones y estudios de expertos sobre el tema, he recopilado información que os ayudará a saber cómo afrontar esta situación, especialmente si tenéis niños en casa y no sabéis si puede afectar negativamente a su salud.

¿Por qué los perros nos dan lametones en la cara?

Los perros, ya desde cachorros, utilizan su lengua para reconocer e interactuar con el mundo que les rodea. No obstante, el movimiento de este órgano también está muy conectado con sus emociones: los perros demuestran su obediencia a sus amos a través de los lametones, además de su amor, cariño y empatía.

Un estudio llevado a cabo por las doctoras Deborah Custance y Jennifer Mayer, demostró que los perros reaccionan de forma distinta ante nuestra alegría o dolor. Durante la dinámica del experimento, los peludos daban más besos a sus amos cuando lloraban que cuando se manifestaban contentos. Ante esta situación, se acercaban a ellos con una actitud juguetona, pero no con ánimos de reconfortarles y empatizar.

Desde este punto de vista, los besos de los perros a sus amos, son también una forma de acercarse a ellos para darles ánimos cuando más lo necesitan.

No obstante, hay que tener en cuenta algo importante: como he comentado anteriormente, la lengua es el órgano que utilizan para reconocer el mundo que les rodea, lo cual quiere decir que en ella se albergan gran cantidad de bacterias.

Los lametones de perros en la cara: ¿mejor evitarlos o no?

Nadie puede negar que los perros no se lavan los dientes cada día, y que en muchas ocasiones ingieren alimentos en mal estado que se encuentran por la calle o el parque. Esto quiere decir que, al lamernos, sí que es cierto que pueden transmitirnos bacterias que se acumulan en sus bocas.

Según Kathryn Michel, una reconocida profesora de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Pensilvania, podría suceder que nos contagien el parásito toxocara canis, también conocido como lombriz intestinal. Esta ascáride puede transmitirnos una neumonía, o en los casos más graves, ceguera irreversible si la larva encuentra la forma de llegar a nuestros ojos. Los perros son realmente el huésped biológico de esta larva, pero en el caso de los humanos, las consecuencias pueden ser más severas.

Por un lado, muchos expertos comentan que, sobre todo, las heridas deben tomarse con precaución. Si nuestro peludo nos las lame, puede hacer que se infecten y causar lo que se conoce como celulitis: una infección que puede propagarse y volverse peligrosa. Esto se quiere decir que las bocas de los animales son anfitriones de bacterias zoónoticas, es decir, microbios capaces de transmitirse a los seres humanos y causar enfermedades.

Lametones de perro en la cara

Pero por otro lado, este punto de vista coexiste con otros estudios que tratan de demostrar que la saliva de los perros posee realmente bacterias saludables, capaces de regenerar heridas humanas. Las opiniones sobre el tema acaban siendo muy dispares y contradictorias entre sí.

No obstante, todos los expertos parecen estar de acuerdo en algo: lo realmente probable es que no pase nunca nada. La doctora Michel, por ejemplo, dice que ella se deja lamer la cara por sus perritos, y añade que no le preocupa en absoluto. Para contraer una enfermedad peligrosa deben darse una serie de circunstancias muy desafortunadas:

  • Que el perro tenga una enfermedad o parásito.
  • Que nos besen partes del cuerpo que facilitan la entrada de bacterias a nuestro organismo y defensas, como los ojos, la nariz, la boca o las heridas.

Michel asegura también que nuestro sistema inmunológico es lo suficientemente fuerte como para hacer frente a los agentes invasores de este tipo. Esto quiere decir que si tienes un sistema inmunológico saludable, tu perro recibe los cuidados adecuados, y está al día con todas las vacunas, no hay ninguna probabilidad de contraer enfermedades.

lametones de perro en la cara

Además, hay que tener en cuenta que la piel tiene muy poca capacidad de absorción, y que la cantidad de saliva que recibimos por lametón, no es tan grande como para que se absorba. De no ser así, estaríamos constantemente contrayendo enfermedades de todo tipo. Dicho esto, no nos alarmemos nunca si un perrito nos da un besito en la cara, sonriámosle porque nos está diciendo que nos quiere.

Aún así, y en vista de que hay tantas opiniones diversas, lo importante es que seas tú mismo quien se ponga sus propios límites. En mi opinión, privarles de darnos besos es además una forma de coartar su forma de manifestarse y expresarse con nosotros.

¿Son los lametones de perro en la cara perjudiciales para los bebés?

En este caso, hay que matizar que los expertos no recomiendan en absoluto que los perros les den lametones, puesto que su sistema inmunológico aún no es lo suficientemente fuerte. Es decir, por muy adorable que os parezca, esto no está recomendado:

Por otro lado, tampoco se recomienda que besen a ancianos o a personas que se están sometiendo a quimioterapias.

Y tú, ¿dejas que tus perros te den lametones en la cara?, ¿o consideras que es un gesto completamente peligroso para la salud?

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Categorías

Curiosidades

Omar Higueras

Licenciado en Humanidades y con dos masters relacionados con el mundo de la Educación y la Gestión Cultural. No concibo la vida sin un buen libro,... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *