¿Por qué los perros persiguen vehículos y/o bicicletas?

Es habitual ver perros en las calles, persiguiendo y/o ladrándole a los coches, motos, e incluyendo bicicletas, así que si tu perro suele hacerlo, es preciso que sepas que hay distintos motivos por los que se produce esta conducta, las cuales requieren cada una de una terapia diferente.

En este artículo explicaremos la razón por la que los perros persiguen motos, vehículos y/o bicicletas, además diremos lo que se debe realizar en cada caso para evitar que esta conducta se extienda y se vuelva peligrosa.

Agresividad por temor

Al comienzo de esta conducta, si sabes interpretar el lenguaje canino, tu perro optará por posturas defensivas, quedarse quieto o tratar de huir; sin embargo, cuando no puede hacerlo, comenzara a defenderse activamente, a través de ladridos, gruñidos, persecución y en ciertos casos, ataques.

Tratar esta clase de agresividad no resulta fácil porque es necesario trabajar de forma paralela, pautas de manejo y sesiones de cambio de conducta bajo la supervisión de un experto. En este caso, varias pautas a utilizar serían:

  • Hacer sesiones de cambio de conducta dentro de un ambiente controlado, con el fin de asociar positivamente la presencia de vehículos, bicicletas y/o motos.
  • Usar un arnés seguro junto a una correa en lugares públicos, para impedir cualquier posible accidente y en casos muy graves sería preciso utilizar un bozal.
  • Impedir la presencia de aquellos estímulos que generan temor, paseando al perro durante las horas más quietas del día y conservando una distancia prudencial donde el can no reaccione.
  • Tratar de no regañar, obligar o castigar al perro en caso de que reaccione negativamente, porque incrementarás su estrés y agravaras la asociación de lo que le genera temor.
  • Permitirle huir, de modo que el perro no reaccione negativamente.

Agresividad territorial

La agresividad territorial suele ser habitual en aquellos perros cuyos hogares poseen un jardín mediante el cual y a través de sus sentidos, logran apreciar la presencia o aproximación de distintos estímulos hacia su territorio.

En este caso, normalmente los perros ladran y se abalanzan sobre la puerta, muros, etc., siendo preciso mencionar que en estos casos, los perros ladrarán en señal de alarma, rápida y continuamente y no lo realizarán únicamente frente a la presencia de bicicletas, vehículos o motos, sino además de personas u otros perros.

Igualmente, en este caso se realizarán sesiones de cambio de conducta, donde se trabajará la vocalización y el autocontrol del perro. Bajo la guía de un experto, podrás trabajar la zona de seguridad del perro, es decir, la distancia a la cual no reacciona y en base a ello, comenzarás a trabajar las aproximaciones, ayudando a reforzar las actitudes relajadas y serenas.

Conducta de juego

Es la conducta de cachorros que están atravesando el período de socialización, de aproximadamente 2 meses. Es posible que en estos casos persigan por diferentes motivos, como por ejemplo, poco enriquecimiento y/o estimulación, debido a un refuerzo inconsciente de su dueño, por imitación, aburrimiento, etc…

Resulta esencial no reforzar la persecución, debido a que podría poner en peligro la vida del cachorro en caso de que un vehículo lo alcanzará; igualmente, es preciso utilizar correa al estar en lugares públicos, además de dar paseos dentro de ambientes seguros, alentándole a olfatear y jugar, no solo contigo sino también con otros perros.

Ignorando el comportamiento inapropiado, es decir, la persecución con la finalidad de reforzar de manera positiva la tranquilidad, los paseos serenos y los momentos adecuados de juego.

Agresividad depredadora

La agresividad depredadora suele ser un comportamiento instintivo e innato en los perros y consiste en una de las más difíciles para trabajar. La cual se presente de modo no emocional ante los coches, bicicletas, personas e incluso, otros perros.

Es agresividad depredadora al momento en que el perro lleva a cabo toda una secuencia de caza: exploración, vigilancia, persecución, captura y por último, muerte. En este caso, resulta indispensable utilizar correa y bozal.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.