Por qué mi perro ataca a los niños

Perro adulto enfadado

El niño y el perro son dos seres vivos que pueden llegarse a llevar muy bien, pero a veces ocurre que alguno de los dos no termina de comprender al otro. Cuando eso pasa, los problemas no tardan en aparecer.

¿Qué hacer para evitarlos? Para ello hay que preguntarse por qué mi perro ataca a los niños, conocer por qué se comporta así con ellos y qué hacer para que se lleve bien con ellos, que es lo que te vamos a explicar a continuación.

¿Por qué mi perro muerde a los niños?

Perro de pelo corto

La manera de jugar que tienen los perros y los niños es muy diferente, ya que su lenguaje corporal es distinto. Por ello, uno de los motivos principales de ataques de canes hacia los pequeños es la mala comunicación del humano hacia el peludo.

Cuando a un perro se le está haciendo algo que no le gusta va a enseñar los dientes, gruñir, girar la cabeza, e incluso se le puede erizar el pelo de la espalda. Si estas señales no son suficientes entonces atacará. Por ello, hay que supervisar siempre el juego entre ambos.

El niño tiene tendencia a cogerle la cola y apretársela con fuerza, darle patadas, tirarle de las orejas o de las patas, mirarle fijamente a los ojos, meterle los dedos en las orejas, ojos o en la boca, y molestarlo bastante. Estos comportamientos no se tienen que permitir, pues el perro necesita ser respetado. Además, a ninguno de nosotros nos gustaría que nos trataran de ese modo.

Teniendo esto en cuenta, otro de los motivos por los cuales el peludo se puede mostrar a la defensiva es por haber tenido ya una experiencia negativa con los niños. Cuando vamos a adoptar a uno siempre que podamos tenemos que informarnos sobre su pasado, ya que así podremos tomar las medidas necesarias para evitar problemas.

¿Qué hacer para que se lleven bien?

Husky Siberiano con niño

Tanto el perro como el niño tienen que aprender a respetar al otro, pero no podrán hacerlo solos. Por eso, es muy importante que una persona adulta los supervise en todo momento. Esta persona tiene que estar muy atento a las señales, tanto de uno como de otro, para corregirlo a tiempo.

Cuando el niño tenga edad suficiente para empezar a comprender algunas cosas debemos de explicarle cómo tiene que comportarse con el animal, respetando su lenguaje corporal y dejándolo tranquilo cuando se empiece a poner nervioso. Así podremos estar seguros de que se llevarán bien.

Mi perro ha mordido a un niño, ¿qué hago?

Si le ha mordido no hay que regañarle. Como hemos visto, el animal ”avisa” cuando está nervioso e inquieto. El ataque siempre es lo último. Cuando nada más funciona, entonces ataca. Regañarle por eso lo confundiría mucho, pues él sólo quería que el niño le dejara tranquilo. Por lo que siempre va a ser mejor, por supuesto curarle la herida al pequeño con agua oxigenada, y dejar que las cosas se calmen.

Más tarde, o al día siguiente, es conveniente que el perro vuelva a confiar en el niño y para ello ambos tienen que jugar. Si el pequeño humano aún siente miedo o inseguridad, le daremos al peludo -en su presencia- golosinas para perros o una pelota para jugar. De esta manera conseguiremos que asocie la presencia del niño con algo positivo (las golosinas o el juguete).

Cachorro y niño

Los perros son animales pacíficos. Con respeto y cariño pueden ser unos de los mejores amigos que un niño puede desear.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *