¿Por qué mi perro ladra a otros perros cuando va atado?

Ir a pasear con nuestro amigo peludo debería de ser una experiencia agradable para ambos, pero a veces solo lo es para él. Con las ganas que tiene de olerlo y de investigarlo todo tira de la correa, o cuando ve a un perro no sabe cómo reaccionar y ladra… ¿Te suena?

Si es así, y quieres saber por qué mi perro ladra a otros perros cuando va atado y qué puedes hacer para que poco a poco deje de comportarse así, sigue leyendo. 🙂

¿Por qué lo hace?

A los perros no les gusta ir atados. Aunque por supuesto se acostumbran, sobretodo al principio es normal que se sientan incómodos o incluso tensos, puesto que el simple hecho de ponerles la correa les impide moverse hacia donde ellos quieren.

Por este motivo, tu peludo puede estar ansioso en cuanto te lo llevas a dar una vuelta, ladrando a todos los canes que se crucen en su camino con un único objetivo: que se alejen. Puede que tenga miedo o alguna fobia que no se haya tratado, o que no se haya socializado bien de cachorro. En cualquier caso, es muy importante mantener la calma en todo momento.

¿Cómo ayudarle?

No utilices collares de castigo ni similares

Son muchas las personas que creen que empleando este tipo de accesorios, como los collares de castigo o de descarga, les serán muy útiles para que el perro se comporte como tiene que hacerlo. Pero la realidad es que no es así. De hecho, lo que ocurre es que el animal acaba sintiéndose peor, es decir, con más ansiedad, al ir atado a una correa. Por lo que a corto plazo pasan de tener un problema a tener un problema grave.

Además, hay que tener en cuenta que los perros pequeños suelen ladrar más que los grandes, ya que son más inquietos e inseguros. Pero este no es motivo para someterlos a estímulos estresantes como puede ser el collar de castigo que mencionamos arriba, o a obligarles a relacionarse con otro perro que se ve tranquilo. No. Es el perro que debe dar el primer paso, ya que de lo contrario nos arriesgamos a que surja una situación muy desagradable.

Llévalo al veterinario

Puede que te preguntes que qué tiene que ver el veterinario con un problema de comportamiento. Pues bien. Si el animal siente dolor, ya sea porque está enfermo o porque tiene algún problema hormonal, puede mostrarse agresivo o irritable cuando esté con otros animales. Por ello, es muy recomendable visitar al profesional para que le haga una revisión.

Trátalo con seguridad y confianza

Para conseguir reducir esa ansiedad y malestar durante los paseos te recomendamos seguir este paso a paso:

  1. Primero, ponle un arnés -normal, o sino el Sense-ible– y engánchale la correa. ¿Por qué arnés y no collar? Porque es mucho más seguro. Al tirar, la presión recaerá en el pecho y no en el cuello, de modo que el riesgo de que se haga daño es nulo.
  2. Segundo, llévalo a pasear y descubre a qué distancia empieza a reaccionar. Es importante no exponerlo a situaciones estresantes hasta que no esté seguro.
  3. Tercero, cada vez que veas que hay un perro que se va acercar a vosotros, debéis pararos. Dais un giro de 180º y mandas al perro a sentarse ofreciéndole una golosina. Si ladra, espera 10 segundos -durante los cuales no debe ladrar- y le das otra.

A medida que pasen los días podrás ir reduciendo la distancia. Debes de observar a tu perro y seguir su ritmo, sin forzarlo. De todas formas, siempre te puede venir muy bien la ayuda de un adiestrador canino que utilice el respeto y la paciencia como método de trabajo.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *