Pupilas desiguales en el perro: ¿qué significa?

Si tu perro tiene las pupilas dilatadas puede que necesite ayuda

Las pupilas desiguales en el perro reciben el nombre de anisocoria, y consiste en una asimetría entre las dos pupilas, siendo éstas de diferente anchura. Se presenta tanto en perros como en gatos, y se caracteriza por una gran desigualdad de tamaño. Puede darse debido a varias causas, y requiere tratamiento veterinario.

Existen distintos motivos que provocan la aparición de este problema. Una de ellas es la inflamación en la región frontal del ojo, aunque también puede deberse a otras enfermedades que afectan al tejido del iris. Otra posible causa es un desarrollo insuficiente del iris, así como un aumento de presión en el ojo, infecciones, tejidos de cicatrices que se acumulan en el ojo, cáncer o efectos secundarios de algunos medicamentos.

Causas pupilas desiguales perros

Los ojos de los perros son muy delicados

Desarrollo insuficiente del iris

Otra posible causa es un desarrollo insuficiente del iris, así como un aumento de presión en el ojo, infecciones, tejidos de cicatrices que se acumulan en el ojo, cáncer o efectos secundarios de algunos medicamentos.

Anisocoria por trauma

Un fuerte golpe en la cabeza del perro puede dar origen a las pupilas desiguales. Posiblemente con el trauma se afectó a los nervios que comunican los ojos con el cerebro.

Si no hay otros signos en el canino que sean alarmantes, es conveniente esperar 24 horas para que se normalice y si no, hay que llevarlo a un oftalmólogo veterinario.

Los traumatismos repetitivos en los ojos

Producto de que el perro se rasca y frota sin cesar en esa zona, pueden originar la anisocoria. Puedes intentar mejorar la situación colocándole un collar isabelino, si no mejora en unos dos días el tamaño de las pupilas es hora de llamar al especialista.

Contacto con productos plantas, químicos o fármacos

Solo en casos en los que la exposición de uno de los ojos a cualquiera de estos elementos, de forma directa puede originar la desigualdad de pupilas. En estos casos hay que enjuagar abundantemente con solución salina estéril, para asegurarse que cualquier partícula salga o se deshaga con el líquido.

Para un correcto diagnóstico, es necesario que el veterinario evalúe exhaustivamente al perro, analizando las posibles causas neurológicas y oculares culpables de la anisocoria. Para ello suele utilizarse la tecnología de ultrasonido, capaz de detectar lesiones en el ojo.

La tomografía computarizada y la resonancia magnética, por su parte, son muy útiles para localizar lesiones cerebrales, que a su vez pueden ser ocasionar este problema.

Su tratamiento depende de dicho diagnóstico. Según la causa, se prescribirá una medicación u otra, la cual puede ser muy diferente dependiendo de si el problema es ocular o cerebral.

Ésta debe ser recetada obligatoriamente por el experto; jamás mediquemos por nuestra cuenta al animal, ya que podemos causar graves trastornos a su salud. Así mismo el tratamiento debe ser aplicado estrictamente como lo ha recetado el médico, sin interrupciones y completo para que los resultados sean óptimos y en el menor tiempo posible.

No existe forma de prevenir esta diferencia entre el tamaño de las pupilas, debido a la variedad de factores que la provocan. En cualquier caso, es conveniente examinar a menudo los ojos de nuestro perro, pues en ellos se reflejan los síntomas de varias enfermedades. Ante la aparición de alguno de ellos, debemos acudir al veterinario lo antes posible.

Lo que si podemos hacer es evitar situaciones de riesgo para el animal, en las que se pueda caer o golpear la cabeza o hacerse daño en los ojos, también es importante que tenga una buena socialización temprana para que no se pelee con otras mascotas y se produzcan lesiones que generen entre otras cosas la anisocoria.

El entorno donde se mantiene el can debe ser lo más seguro posible, hay que mantener lejos objetos punzantes o pesados que puedan caer sobre él, productos químicos y en el exterior, la maleza, palos y ramas pueden hacer daños importantes.

Como hemos dicho antes, las causas de la anisocoria pueden ser de origen neurológico y de origen ocular.

Para determinarlas es necesaria la revisión minuciosa del veterinario, mediante la aplicación de exámenes especializados como un ultrasonido, una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

Pupila dilatada en un solo ojo

No es normal que las pupilas del perro estén dilatadas, mucho menos si se trata de una sola, si esto sucede es posible que la mascota pueda haber sufrido algún traumatismo o tenga problemas oculares y en algunos casos por problemas psicológicos.

También significa la presencia de alguna lesión cerebral cuyo pronóstico es delicado, pero solo el veterinario está en la capacidad de determinar las posibles causas y aplicar el debido tratamiento.

Otros motivos para la aniscornia o dilatación de una sola pupila, es alguna lesión en la espina cervical. Los golpes muy fuertes por caídas, por ataques o debido a un atropello son los causantes principales de esta patología en el animal.

¿Qué significan las pupilas dilatadas en perros?

Primero situemos la pupila dentro del ojo, ya que se trata de ese pequeño punto que está justo en el centro del ojo y dentro del iris. Es una membrana muscular cuya elasticidad le permite contraerse y dilatarse, en respuesta a los estímulos de la luz.

En el perro, la pupila es de mayor tamaño, lo cual le concede un campo de visión más amplio. Estas suelen dilatarse por distintas razones, entre ellas:

  • En ciertos estados emocionales.

  • Cuando es necesario captar mayor cantidad de luz.

  • Por el padecimiento de enfermedades.

  • Al momento cercano a la muerte.

La midriasis o dilatación de las pupilas puede ser en un solo ojo, o en ambos. Cuando las pupilas son del mismo tamaño se consideran normales, las mismas se dilataran por el estímulo de la luz.

Mi perro tiene las pupilas dilatadas y tiembla

Las pupilas de los ojos de los perros te dirán mucho sobre su salud

Estas son las posibles causas, por las que tu perro tiene las pupilas dilatadas y tiembla:

Intoxicación

Un perro que está intoxicado presenta hipersalivación, convulsiones, temblores y midriasis. Además luce desorientado, vomita y está deprimido. Todas son causa para llevarlo a la urgencia veterinaria.

Trastorno psicológico

En momentos en los que la mascota está bajo estrés, estos dos síntomas son evidentes. Por ejemplo la fobia a los fuegos artificiales. A estos dos síntomas se le suman micción sin control, jadeo, hipersalivación y otros. Se pueden resolver con entrenamiento profesional.

Trastorno obsesivo compulsivo

Este consiste en la repetición de determinadas conductas en el animal, que no responden a estímulos o situaciones en particular. El síntoma que se presenta en estos casos es la midriasis.

Examen que realiza el veterinario a un perro con pupilas dilatadas

Un método para sujetar al perro y para poder ver las pupilas, es colocarlo en una mesa. En este caso hay que colocarse al otro de extremo de la mesa y opuesto al ojo Al que se va a echar un vistazo.

Coloca tu brazo derecho sobre los hombros del perro. Usa tu mano izquierda para empujar firmemente el hocico del perro hacia la mesa y baja el párpado inferior hacia abajo. Usa tu mano derecha para sostener el recipiente del medicamento.

Si el perro intenta ponerse de pie, inclina la parte superior de su cuerpo sobre sus hombros para evitar que se levante, e intenta acostarlo de lado. Usa tu brazo derecho y parte superior del cuerpo para mantener al perro acostado de lado.

Usa tu mano izquierda para mantener la cabeza sobre la mesa y baja hacia abajo el párpado inferior. Es más fácil realizar este procedimiento si tienes a alguien que te ayude. Para examinar los ojos, la cabeza se ahueca entre ambas manos con un pulgar en el párpado superior y el otro pulgar en el párpado inferior.

Para ver las partes del ojo debajo del párpado superior, sube el párpado superior hacia arriba con el pulgar, lo que abrirá ampliamente el ojo. La parte blanca del ojo es la esclerótica. La esclerótica normalmente es de color blanco brillante y tiene vasos sanguíneos rojos pequeños y delgados en su superficie.

Los hallazgos anormales en el iris incluyen:

  • Bordes irregulares, aunque esto puede ocurrir con el envejecimiento y se llama atrofia del iris.

  • Crecimientos en el iris.

  • Manchas negras en el iris.

  • Manchas de sangre en el iris.

Las pupilas de los perros son redondas en comparación con las pupilas de los gatos que son ovales. Las pupilas deben ser del mismo tamaño y deben contraerse a un punto exacto cuando se ilumina una luz brillante en el ojo.

Cuando tiras hacia abajo el párpado inferior, también puede ver el párpado del tercer ojo, también llamado membrana nictitante, que sobresaldrá por la esquina interna inferior del ojo.

Los ojos de los perros son muy delicados

El tercer párpado no sobresale tan fácilmente en el ojo del perro como en el gato. El tercer párpado suele ser de color rosa pálido o blanco y tiene vasos sanguíneos delgados en su superficie. El tercer párpado no suele ser visible.

Los medicamentos para los ojos pueden ser gotas o ungüentos. Los ungüentos permanecen en el ojo más tiempo que las gotas, por lo que generalmente se aplican con menos frecuencia. Tu veterinario te recetará medicamentos específicos para este tipo de problema.


Un comentario, deja el tuyo

  1.   Cynthia dijo

    Hola note que mi perro tiene una pupila más dilatada que otra, Es posible que sea a causa de que un gato lo haya arañando??

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.