Los tumores hormonales en los perros

Son muchos los avances que ha tenido la ciencia veterinaria y es un proceso que ocurre con mucha frecuencia hoy en día, es por esto que existe la posibilidad de entender cada vez y de una manera más exacta, cada una de las enfermedades que pueden causar daños graves a nuestro perro; el tratamiento indicado, el diagnóstico, al igual que los posibles métodos que se pueden utilizar para prevenirlas.

En muchas ocasiones hemos escuchado hablar acerca del cáncer en los perros, es por eso que hoy traemos la información necesaria para saber más acerca de estos tumores hormonales.

Qué son los tumores hormonales

Lo primero que debemos entender para responder esta pregunta es el termino tumor. Este se refiere al crecimiento de forma anormal de células partiendo de una especie de masa, que en un inicio es fisiológica, y que se encuentran en el interior de nuestra mascota.

Tenemos que evitar pensar, que la presencia de todos los tumores, pueden significar cáncer. Algunos de estos tumores pueden ser benignos, por lo que no tienen ningún riesgo de que ocurra una metástasis.

El problema más grave que este tipo de tumor puede dar es el de una opresión en los órganos o en los tejidos más cercanos, incluyendo las molestias al igual que los trastornos que estos pueden provocar en el animal.

Por otro lado, hay tumores que representan mucho más que un desarrollo anormal de la masa antes mencionada, por lo tanto, estamos hablando de los tumores malignos comúnmente conocidos como tumores cancerígenos.

Cuando existe la presencia de este tipo de tumor, el riesgo de que ocurra una metástasis es mayor, ya que estas células no tienen la capacidad de morir, por lo tanto, se reproducen hasta llegar a cualquier otro tejido del organismo.

Según la nomenclatura de la medicina, estos son tumores que reciben otros nombres, los cuales se definen de la siguiente manera:

  • Adenoma: este es un tumor benigno o también conocido como tumor no cancerígeno de lo que es el tejido glandular.
  • Carcinoma: este es el que conocemos como tumor maligno o cancerígeno, que tiene su formación partiendo del tejido que se encarga de cubrir cada uno de los órganos.

De esta manera, un tumor hormonal tiene la posibilidad de ser benigno tanto como maligno, pero lo que los hace distintos, es que se encuentran relacionados directamente con las hormonas, lo que en otras palabras quiere decir, que este es un tipo de tumor que tiene en sus componentes receptores hormonales, y mientras más hormonas pueda captar, el tumor tendrá un mayor tamaño sin importar cuál sea su naturaleza.

Clasificación de los tumores hormonales

Los tumores hormonales que por lo general suelen causar daños a los perros son:

  • El adenoma, que es perianal sebáceo.
  • El adenocarcinoma, que es perianal sebáceo.
  • El sdenocarcinoma, que es perianal sebáceo de glándulas que son apocrinas.

Teniendo en cuenta la nomenclatura que explicamos anteriormente, podemos entender que dos de los tumores que mencionamos son malignos. Estos provocan molestias cuando se encuentran en las áreas cercanas al ano, haciendo que el perro expulse las heces con dificultad y se observe la presencia de sangrado.

Esta clase de tumor por lo general afecta a los perros que son machos en etapa adulta y que no han llegado a ser castrados. Debido a que esto puede depender del nivel de hormonas, la mejor manera para prevenir tumores hormonales en los perros es la castración.

Sin embargo, las hembras tampoco se encuentran libres de este tipo de problemas, a pesar de que las que tienen la posibilidad de tener adenomas perianales son aquellas que se encuentran esterilizadas por una ovariohisterectomía; esto se refiere a la extracción de los ovarios y del útero a través de una cirugía.

Cómo tratar los tumores hormonales en los perros

Lo primero que un veterinario tiene que hacer es una biopsia, lo que significa, que es necesario tomar un pequeño trozo del tejido que se encuentra afectado.

Esta muestra será estudiada, y de esta manera se podrá determinar si cada una de las células que están en dicha muestra son clasificadas como cancerígenas o no. Por lo tanto, es un procedimiento que permitirá saber cuál es la naturaleza que tiene el tumor.

Siempre y cuando exista la posibilidad, será necesario tener en cuenta la opción de realizar una operación. Se trata de una cirugía agresiva, ya que es necesario que se dejen cada uno de los bordes completamente limpios para que así el tumor no tenga una nueva oportunidad de aparecer en el organismo.

En ciertos casos, estas son incisiones de unos trescientos sesenta grados, con un post operatorio bastante complicado, debido al esfuerzo que pone el animal en el momento de defecar, el hecho de que el mismo llegue a arrastrar dicha cicatriz por el suelo para tratar de paliar las molestias, al igual que las complicaciones que puedan aparecer cuando una cicatriz se encuentra en un área que está constantemente húmeda y llena de suciedad.

Las limpiezas se deben hacer con mucha frecuencia y las revisiones con el especialista serán cada tres días, ya que estos hábitos serán de gran ayuda para asegurar una buena cicatrización.

Este tipo de tumor por lo general,  posee un índice de supervivencia aproximada de unos cinco años o más, y se recomienda el uso de fármacos citostaticos antiinflamatorios, al igual que algún producto cicatrizante.

Si el tumor es clasificado como cancerígeno, es de vital importancia que se determine de forma exacta la dependencia que tiene hacia los niveles hormonales, ya que aparte de una intervención quirúrgica, existe la posibilidad de utilizar otro tipo de tratamiento como la quimioterapia.

La quimioterapia  tiene como objetivo principal evitar que el cáncer llegue a aparecer de nuevo en el cuerpo del perro. Lo exacto que puede ser este tratamiento, el tiempo que puede demorar el mismo, al igual que su pronóstico, es algo que llega a depender de la circunstancia particular que se puede presentar en cada mascota.

Por otro lado, también existe la posibilidad de aplicar radioterapia en perros que tengan un tumor cancerígeno.

La radioterapia tiene como objetivo atacar la enfermedad a través de rayos de ondas que tienen una elevada energía, o de corrientes de partículas que reciben el nombre de radiación, que penetran en el área afectada. Es bastante parecido a lo que ocurre con los rayos X, pero la dosis en la que este es administrado es mucho más alta.

Cuando la radiación es administrada de esta manera, tiene la capacidad de eliminar las células o también puede evitar que estas se desarrollen y se lleguen a dividir, ya que estas células se desarrollan y a su vez se dividen con mayor velocidad comparadas con el resto de las células que se encuentran en el organismo.

Al implementar la radioterapia, es posible tratar de manera exitosa una gran cantidad de cánceres de diferentes tipos. Aquellas células que más se multiplican, son las que tendrán una mayor sensibilidad a la radiación.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:

Comida para perrosAccesoriosJuguetes


Categorías

Enfermedades

Mi nombre es Lurdes y entre mis aficciones se encuentran las de escribir y leer. Soy una gran amante de los animales y llevo desde que llevaba pañales rescatando y cuidando de ellos. Me paré en tercero de B.U.P y actualmente estoy estudiando la medicina alternativa, temática que también me encanta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.