Causas de la coprofagia canina

Perro tumbado en el suelo.

La coprofagia se define como el comportamiento por el cual los animales ingieren excrementos, propios o ajenos. Es común en muchas especies, incluyendo los perros, y puede tener su origen en un buen número de causas. El mayor problema de esta conducta es que da lugar a que el can contraiga diversas enfermedades víricas, como la parvovirosis o la hepatitis. Te contamos más sobre la misma.

Tipos de coprofagia

En primer lugar, debemos conocer los tipos de coprofagia que puede sufrir el animal. En general, se diferencia tres:

1. Autocoprofagia. El perro come sus propios excrementos.
2. Coprofagia instraespecífica. Come los excrementos de otros individuos de su misma especie.
3. Coprofagia interespecífica. Ingiere excrementos de animales de otras especies.

Principales causas

Este trastorno suele tener su origen en uno o varios de los siguientes motivos:

1. Alimentación deficiente. Cuando un perro no recibe los nutrientes que necesita, puede consumir heces con el fin de hallarlos. En otras ocasiones, la cantidad de comida que le ofrecemos a diario es insuficiente y busca la manera de saciarse con este método. En cualquier caso, es necesario alimentar a nuestra mascota con pienso de calidad y los suplementos nutritivos que el veterinario considere adecuados.

2. Problemas de salud. A veces la coprofagia tiene lugar como consecuencia de una pancreatitis o una insuficiencia pancreática exocrina, entre otras patologías.

3. Higiene. En algunas ocasiones, esta conducta tiene como fin mantener limpio el espacio; tiene su origen en un comportamiento instintivo. Esto se da sobre todo en hembras que hayan tenido cachorros recientemente.

4. Aburrimiento o ansiedad. Si el animal no equilibra su energía mental y física realizando el ejercicio suficiente, puede desarrollar este hábito.Al no contar con los estímulos diarios adecuados, encontrará en esta conducta una manera de llamar nuestra atención.

5. Imitación. Puede que haya presenciado esta acción por parte de otros canes e imite su comportamiento.

¿Qué hacer?

La solución dependerá del origen del problema, que debe ser determinado por un veterinario. Si viene dado por una deficiencia alimenticia, bastará con modificar su dieta, asegurándonos de que a partir de ahora va a recibir todas las vitaminas que necesita. Asimismo, el profesional tiene que realizar las pruebas pertinentes para comprobar si existe algún tipo de trastorno en su organismo.

Una vez descartadas las causas físicas, hemos de tomar algunas medidas para acabar con esta peligrosa costumbre. Además de las sesiones de paseos y juegos diarios, podemos verter alguna sustancia de olor desagradable o picante (como tabasco) sobre el excremento, de manera que el animal lo repudie. Por otro lado, es importante no regañar ni castigar al animal cuando presente este comportamiento, ya que está movido por puro instinto.

Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *