¿Cuánto dura un perro con cáncer?

Los perros mayores son más vulnerables al cáncer

Cáncer. Cada vez que alguien pronuncia esa palabra enseguida nos viene a la mente quimioterapia, caída de pelo, pérdida de peso…, en fin, todos esos síntomas que tanto daño hacen a quienes padecen esta terrible enfermedad, la cual puede afectar a los humanos… pero también a nuestros amigos los perros.

Cuando el veterinario se lo diagnostica a nuestro peludo, una de las preguntas que nos podemos formular es la de ¿cuánto dura un perro con cáncer? Sepamos la respuesta.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer requiere atención médica

El cáncer es una enfermedad caracterizada por la multiplicación y división exagerada de las células. Esta división provoca que una masa de tejido aumente de volumen, que es lo que al final acabamos llamando tumor.

Los tumores pueden ser benignos, es decir, que a pesar de que se multiplican anormalmente, no se extiende a otras partes del cuerpo; y los malignos, que son los que sí invaden otras zonas.

¿Cuáles son los tumores más frecuentes en perros?

Dependiendo de dónde haya aparecido, se dice que hay distintos tipos de cáncer. En los perros, los más frecuentes son:

Cáncer de mama

Afecta sobre todo a las hembras, especialmente a aquellas que no se han castrado (extirpado las glándulas reproductoras) antes del primer celo. Por lo general tienden a afectar más de una mama y tanto el veterinario como tú pueden detectar los tumores con facilidad al palparlas.

Al detectar cualquier anomalía en las mamas se debe acudir pronto a la consulta médica, ya que la metástasis suele presentarse en los pulmones y esto complicaría seriamente la salud de la mascota.

Cáncer de piel

Hay de varios tipos, y algunos de ellos están relacionados con la exposición solar, como el cáncer de células escamosas. Los tumores se hacen presentes en zonas de menor pigmentación de la piel como los labios, el abdomen o la trufa.

Melanomas

Se trata de nódulos oscuros que se presentan en la boca y los parpados y es justo en estas partes del cuerpo donde sin duda son malignos. Los melanomas aparecen en las células reproductoras de melanina.

Osteosarcoma

Es cáncer de huesos. Afecta especialmente a perros grandes y gigantes. Esta enfermedad puede presentarse a cualquier edad y suele estar localizada en las patas delanteras principalmente, aunque también los tumores aparecen en las traseras así como en la mandíbula y las costillas del animal.

Los síntomas comunes son la cojera, la hinchazón de las patas y signos de dolor. Cuando se produce metástasis, el cáncer migra a los pulmones.

Linfoma

Es un tumor que aparece en el sistema linfático así como en los órganos como el bazo y medula ósea, ya que estas áreas tienen tejido linfoide. Es una enfermedad que afecta mayormente a ejemplares de mediana edad y a los mayores.

Los síntomas más comunes de esta enfermedad son: pérdida de peso, ganglios agrandados y apatía.

¿Qué lo causa?

Cuando nos dicen que nuestro perro tiene cáncer, como es natural, queremos saber el origen de su enfermedad. Pero lamentablemente no hay una única causa:

Factores genéticos

Hay razas que son más propensas que otras, como el doberman, bóxer, boyero de Berna o Schnauzer gigante. De hecho, la genética es un elemento clave en el cáncer de perro, motivado a que un tumor tiene lugar, cuando se producen mutaciones en el ADN de las células lo que a su vez da origen a la multiplicación sin control y en exceso.

Esto da origen a las masas celulares denominadas tumores, los cuales llegan a crecer mucho. En el caso de los tumores malignos, una parte de ellos se va al torrente sanguíneo y es cuando se produce la metástasis en diferentes órganos.

Es importante señalar que aun cuando hay razas más predispuestas a padecer de cáncer debido a su genética el hecho es, que no por eso tu mascota de las razas antes mencionadas tenga que padecerlo.

Sobrepeso y obesidad

Tanto uno como otro está asociado a cáncer de mama y de páncreas. De acuerdo a algunos estudios realizados la obesidad en perros jóvenes si tienen un papel importante en cuanto a la predisposición del cáncer, principalmente de mamas el cual se manifiesta ya en la etapa adulta del animal.

Vida sedentaria

El hecho de que el perro no haga suficiente ejercicio podría ser un motivo más que suficiente para que acabase padeciendo cáncer de colón. El perro necesita hacer ejercicio a diario, al menos una caminata al día y contar con actividades al aire libre, jugar y hacer vida social con otras mascotas y con su dueño.

Toxinas ambientales

Especialmente si vivimos en una ciudad, el aire que respiramos contiene sustancias que con el tiempo, podrían causarnos, sí, también a nosotros, algún tipo de cáncer.

Uno de los más comunes es el humo de tabaco y algunos elementos químicos que están en el ambiente y que al estar expuesto por tiempo prolongado, además de las predisposiciones genéticas, pueden dar origen a cáncer de pulmón, de piel y de otros tipos.

¿Cuáles son los síntomas?

El cáncer en perros es una enfermedad peligrosa

Para que el perro tenga más probabilidades de curarse es muy importante estar atentos a cualquier síntoma que pueda presentarse, ya que esa será la única manera de conseguir que su esperanza de vida sea la que tiene que ser. Los más frecuentes son:

Pérdida de apetito

Tu perro no va a mostrar ningún entusiasmo frente a los alimentos.

Pérdida de peso

El animal se va a notar delgado y demacrado sin causa aparente y de manera repentina.

Dolor

Y también lloriqueo o pequeños chillidos sin razón visible, puede que tenga algún tumor interno o externo que le genera el dolor.

Inflamación en alguna parte de su cuerpo

Generalmente la zona afectada por el cáncer va a presentar un proceso inflamatorio, que puede o no ser visible. Por ejemplo en la patas.

Presencia de algún bulto extraño

Es posible que en la piel se observen bultos o inflamaciones sin pelo, algunas en las mamas, lo cual es motivo para ir urgente a la consulta veterinaria.

Cojera

Esta es común en cierto tipo de cáncer que afecta las patas delanteras, traseras o la mandíbula del can.

Debilidad en sus patas

Esta es muy notable y puede estar vinculada a varios factores, como el cáncer óseo así como a la inapetencia, debilidad y apatía.

Letargo

El perro no querrá sino estar echado y con mirada triste sin que nada despierte su interés.

Depresión

Estará desanimado y triste, distante de sus años y muy huraño.

Otros síntomas

Perdida de pelo, sangrado, inflamaciones generalizadas.

Si vemos cualquiera de estos síntomas en nuestra mascota, debemos de llevarlo al veterinario lo antes posible para que le hagan pruebas, tales como análisis de sangre y de orina, radiografía y/o biopsia en caso de ser necesario.

Cuando no hacemos nada y lo dejamos pasar, el perro puede morir en cuestión de meses.

¿Cómo se trata?

Dependiendo de cómo se encuentre el animal y de lo avanzado de su enfermedad, el tratamiento a seguir puede ser cualquiera de estos, o una combinación de varios:

Cirugía

Para extirpar el bulto, o para amputar la extremidad si ha aparecido en la pata. En el procedimiento quirúrgico se trata de eliminar todo el tejido que rodea el tumor, ya que de esta forma, es posible minimizar los riesgos de aparición de nuevos tumores.

Generalmente son procedimientos sencillos y cuanto antes se lleven adelante, más calidad de vida para tu perro.

Medicamentos

Como analgésicos para aliviar el dolor, y otros para ayudar al sistema inmune a luchar contra el tumor. Estos ayudan mucho a la hora de minimizar las molestias y a mejorar su estado anímico.

Radioterapia y/o quimioterapia

El tratamiento de radioterapia consiste es irradiar el tumor para minimizarlo y luego se complementa con otro tipo de tratamiento para erradicarlo por completo, para ello el veterinario dispone de medios técnicos adecuados a tal fin.

En el caso de la quimioterapia, la misma también se aplica de manera combinada con otro tratamiento para evitar en lo posible la metástasis. En este caso los efectos secundarios son importantes y se deben tener en consideración.

Inmunoterapia

Apunta a la estimulación del sistema inmune del animal lo cual le ayudaría a combatir por sí mismo a la enfermedad, sin embargo aún esta terapia esta en desarrollo.

¿Cuánto dura un perro con cáncer?

Esto dependerá mucho de cada caso. Si se coge a tiempo y procuramos darle el medicamento que nos haya recomendado el veterinario, puede tener una vida completamente normal y larga (años); por el contrario, si lo hemos dejado pasar tendremos que despedirnos de él en pocos meses.

Coste tratamiento del cáncer en el perro

El tratamiento de oncología, específicamente la quimioterapia, puede ser bastante caro, ya que los fármacos son iguales a los que se utilizan en el humano y en el caso de la quimioterapia puede extenderse hasta 18 meses.

En el caso de una mastectomía mamaria, unilateral ya se total o parcial, el coste es de aproximadamente 271,04 euros. Si se trata de un tumor mamario aislado alrededor de los 108,90 euros.

Esperanza de vida en perros con cáncer

Cuando se detecta de forma temprana y se cumple con el tratamiento veterinario, es mucho lo que vas a ayudar a tu perro, ya que no solo le proporcionas calidad de vida sino que la esperanza de esta se extiende por mayor tiempo y con buenas probabilidades de que este no regrese.

Qué hacer con un perro con cáncer

Lo primordial en cualquier caso es aprender a conocer a tu perro para detectar si tiene algún malestar de salud, así mismo aprender a palpar su cuerpo con el propósito de detectar posibles tumores es de mucha ayuda en la prevención temprana.

En caso de que notes que hay anomalías en comportamiento, con síntomas propios de la enfermedad y con la presencia de bultos en determinadas partes del cuerpo, se le debe llevar a veterinario para diagnóstico y tratamiento.

Un perro con cáncer que es tratado a tiempo puede vivir mucho más que cuando no es tratado, así que lo primero es llevarlo al médico y después seguir al pie de la letra el tratamiento.

Es importante que hagas preguntas al veterinario, respecto al dolor, tipo de fármacos y sus efectos secundarios así como la forma de atenderlos para ayudarlo en el proceso. Por ejemplo hay tratamientos que mitigan el deterioro de su salud y también el dolor, entre ellos la morfina.

Si el especialista te recomienda la quimioterapia, no debes dudar en aceptar la aplicación del tratamiento, ya que está muy avanzada actualmente y el proceso no es muy distinto al de las personas.

En los casos de extrema gravedad y cuando la enfermedad está en un nivel muy avanzado o cuando ya se han agotado los tratamientos sin éxito, la opción que queda es aplicar la eutanasia, lo cual supone una difícil decisión, ya que los perros llegan a ser parte de la familia.

Pero si su estado es muy crítico y está sufriendo mucho con los dolores del cáncer, esto es lo más acertado debido a que el contexto es desgastante y doloroso para el perro y para la familia.

Recuerda que la calidad de vida es importante y cuando el perro ya no desea o no tiene la voluntad de levantarse siquiera a hacer sus necesidades, no come, no bebe, etc., es momento de parar su sufrimiento.

Cómo detectar el cáncer en perros

Dale cariño a tu perro con cáncer

Hay señales muy claras que activan las alarmas respecto a que hay algo que no está bien en el perro, tales como ulceras que no se curan fácilmente, los bultos en la piel, inflamaciones localizadas, cojera, desanimo, inapetencia, letargo y otras más que vimos al principio.

Pero no somos especialistas y esto no es suficiente para determinar si nuestro perrete tiene cáncer o no, en este sentido lo acertado es llevarlo a la consulta médica para que lo examinen y le realicen los estudios y exámenes necesarios.

El medico primero aplica un examen físico para palpar los bultos y ver si hay heridas, ulceras, etc., las zonas más sensibles con las glándulas mamaria, la perianal, testículos, ganglios linfáticos, vulva y también detectar inflaciones en extremidades o zonas óseas.

Para diagnosticar la presencia de cáncer en los órganos internos como páncreas, hígado, bazo o pulmones, se aplican extracciones de sangre, radiografías y tomografías. Todo lo cual conlleva a un diagnóstico más claro y por lo tanto al tratamiento adecuado, según el grado de afectación y de avance de la enfermedad.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. 🙂


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.