Leismaniosis, qué es y el tratamiento para el perro

La leismaniosis es una enfermedad que cada vez se conoce más y que tiene una mayor incidencia en determinadas zonas de nuestra geografía. Esto es así porque esta enfermedad se transmite por insectos hematófagos, los cuales pasan la Leishmania donovani al perro. El problema es que es una enfermedad que se contagia con facilidad, por lo que es difícil de controlar, y además puede llegar a ser mortal o muy grave para el perro.

A veces la leismaniosis no presenta síntomas o presenta solo algunos. Como con otras enfermedades, un diagnóstico a tiempo puede ayudar mucho a nuestro perro y la visita al veterinario será obligatoria para conocer el estado del perro y sus posible tratamiento. Pero primero, como dueños, debemos aprender a reconocer los síntomas y posibles enfermedades.

Qué es la leismaniosis

La leismaniosis o leishmaniosis canina es una enfermedad a la que también se le conoce como la enfermedad del mosquito. Es una enfermedad parasitaria que provoca un protozoo microscópico que porta precisamente el mosquito. Por eso no todos los mosquitos transmiten esta enfermedad, pero sí se puede decir que hay zonas en las que es más probable que se transmita. Es una enfermedad que puede afectar a los perros pero también a las personas si son picadas por el mosquito. Hay zonas en las que se han manifestado muchos más casos, porque hay más mosquitos que portan el protozoo. Estas son las zonas del Mediterráneo, Huelva y la zona centro de la Península. Esto no quiere decir que en otras zonas no exista este problema, solo que no es tan frecuente.

Síntomas de la enfermedad

Aunque hay perros que no muestran síntomas o que muestran solo alguno, hay síntomas que son habituales en esta enfermedad. Los problemas de piel con una dermatitis seca con caída del pelaje alrededor de los ojos, en las orejas y en la trufa del perro son el síntoma más característico de la enfermedad. Con el tiempo y el avance de la enfermedad, el perro va perdiendo peso, lo que puede llegar a poner en peligro su vida, porque también se suelen presentar problemas renales. De ahí que sea fundamental su temprano diagnóstico para ofrecer un tratamiento paliativo que ayude al perro.

Hay otros síntomas que pueden ser tenidos en cuenta para reconocer la enfermedad. Los ganglios linfáticos pueden aumentar de tamaño. También se pueden presentar problemas en los ojos tales como conjuntivitis o blefaritis. Puede haber daños en el bazo y en el hígado de diversa gravedad. En muchos se da la pérdida de peso y la atrofia muscular. No obstante, para llegar a una conclusión habrá que hacer pruebas para descartar otras posibles enfermedades.

Diagnóstico de la leismaniosis

Es el profesional veterinario el que tiene que realizar un diagnóstico apropiado teniendo en cuenta los síntomas del perro que pueda apreciar y los que nosotros le describamos. El diagnóstico debe hacerse tras estudios serológicos, parasitológicos y moleculares. Llegar a un diagnóstico solamente viendo el estado del perro puede ser imposible, porque en un alto porcentaje los perros son asintomáticos. Lo más común para determinar la leishmaniosis es el ensayo de inmunofluorescencia, una prueba serológica que es de las más utilizadas. También se pueden hacer frotis en los tejidos o en los ganglios, análisis de orina o de sangre.

Tratamiento de la enfermedad

Hace años, al diagnosticarse dicha enfermedad, casi siempre se recomendaba la eutanasia al perro. Esto se hacía porque no existe un tratamiento que acabe por completo con el protozoo transmitido. Sin embargo, en la actualidad esta enfermedad está más controlada y se ha logrado paliar los síntomas e incluso la transmisión de la leismaniosis con los medicamentos adecuados. Debido a estos avances ya no se hace necesario el acabar con la vida del perro, ya que puede llevar una vida normal y no suponer un peligro para otros animales de la zona.

En las terapias actuales se suelen mezclar varios medicamentos a la vez. Se suele utilizar el antimonio, la aminosidina, alopurinol o pentamidina. El uso del antimonio es muy recomendado en los perros asintomáticos, y sus efectos adversos suelen ser reversibles. Es el profesional veterinario el que, dependiendo del avance y el estado de la enfermedad, establezca cual es el mejor tratamiento posible.

Es importante intentar cuidar en todo momento la piel del perro aportando hidratación. Además, hay que escoger una buena alimentación y pienso de alta calidad, porque esta enfermedad suele provocar pérdida de peso. Por otro lado, los controles cada cierto tiempo en el veterinario son importantes, para saber cómo evoluciona el organismo del perro y la enfermedad. Siempre hay que hacer análisis para saber si el perro tiene problemas renales, de anemia o de desnutrición.

Prevención siempre lo mejor

El problema con enfermedades como la leismaniosis es que una vez contagiados, los perros ya no tienen una cura, sino que se le pueden dar tratamientos para minimizar los síntomas y evitar mayores contagios y problemas. Por eso en estos casos siempre se recomienda la prevención, ya que es la mejor forma de asegurarse que los perros se mantendrán sanos. Es importante saber si estamos en una zona en la que hay un porcentaje alto o bajo, ya que en caso de que sea una zona endémica hay que extremar las precauciones.

En general lo que se suele hacer es evitar las zonas en las que pueda haber una concentración de mosquitos. Durante la temporada de verano es cuando hay mayor riesgo. Además, se deben evitar lugares en los que hay aguas estancadas o zonas de río en donde hay una gran cantidad de mosquitos. Nunca podemos saber si estos mosquitos pueden contagiar o no al perro, por lo que si evitamos estas zonas bajaremos las posibilidades de contagio. Por otro lado, si vivimos en una zona en la que hay muchos mosquitos, es necesario utilizar repelentes específicos para los perros, que no puedan hacerles daño si se lamen la piel. También existen collares que ayudan a evitar que les piquen mosquitos, los cuales pueden ser muy útiles en estas zonas.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
Todo para tu perro
Cuida a tu perro tanto como él te cuida a ti con estas recomendaciones que te hacemos:
Comida para perrosAccesoriosJuguetes

Categorías

Enfermedades

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque siempre me gustó escribir. Llevo años siendo voluntaria en una protectora, ahora todo mi tiempo he de dedicárselo a mis propios perros, que no son pocos. Adoro a los perros, la moda, las cremitas y las revistas online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.