¿Por qué mi perro no come ni bebe agua?

Los perros que no comen ni beben tienen problemas

Aunque hayamos tenido perros durante mucho tiempo, hay veces que no logramos saber las causas de por qué nuestras mascotas dejan de comer y beber.

Son muchos los motivos por los cuales puede suceder esto en un perro. En todo momento es importante saber la razón por la cual nuestro perro tiene pérdida de apetito y no bebe agua, con el objetivo de realizar el tratamiento adecuado para esta clase de problemas.

Motivos por los que un perro no quiere comer

Si tu perro no quiere comer, dale algo que le guste

De la misma forma que ocurre con las personas, existen muchos motivos por los cuales los perros en cierto momento se niegan a comer. Algunos de ellos pueden ser los siguientes:

Está enfermo

Cuando el apetito disminuye, suele ser una señal inequívoca de que existe la presencia de alguna enfermedad, sobre todo si nuestro perro muestra otra serie de síntomas que acompañan a este.

Pese a la falta de apetito, esto no siempre significa que se trata de una enfermedad grave, es por ello que hay que visitar al veterinario, ya que de no ser así, nuestro perro tiene un mayor riesgo de sufrir enfermedades tan graves como el cáncer.

Por ser vacunado recientemente

Pese al hecho de que estas vacunas han sido las responsables de haber salvado la vida de muchas mascotas, en muchas ocasiones pueden provocar ciertos efectos secundarios. Muchos de estos pueden ser muy leves al igual que breves, y entre ellos podemos encontrar la pérdida de apetito de forma temporal.

Entorno desconocido y viajes

Si observamos que el apetito de nuestro perro era normal, pero disminuye cuando vamos a realizar un viaje con él o si sucede cuando nos hemos mudado a otra casa, lo más probable es que nuestro perro no quiera comer debido a que no conoce el ambiente, generándole esto ansiedad.

Comportamiento

Hay perros que pueden llegar a ser bastante exigentes, y ciertas circunstancias en las que ellos no se sienten cómodos, bien sea por la presencia cercana de un perro agresivo, o porque el comedero se encuentra en algún sitio que no es de su agrado, dejan de comer y beber.

Razones por las que mi perro no bebe agua

Son muchas las razones por las cuales un perro puede llegar a rechazar el agua. A continuación mostramos algunas de ellas:

Estrés

Este es uno de los principales enemigos del perro, puesto que a causa de esto, puede llegar a tener problemas en la salud, que si no reciben tratamiento, sencillamente se pueden convertir en una enfermedad grave.

Virus

Hay enfermedades que son provocadas por los virus. Algunas de estas enfermedades pueden ser la rabia, la letopspirosis o el moquillo. Hay que acudir inmediatamente al veterinario, en cuanto tengamos cualquier mínima sospecha.

Problemas en los dientes

Este es uno de los problemas que por lo general provoca la falta de sed y la pérdida de apetito. El dolor y lo incómodo que puede ser realizar cualquier acción que requiera el uso de los dientes o mover la boca, puede ser suficiente para que nuestro perro deje de comer y beber.

¿Cómo hidratar a un perro que no quiere tomar agua?

Cuando un perro se niega a beber agua y es preciso hidratarlo, una gran opción puede ser el ofrecerle un caldo de carne o pollo, ya que el sabor y olor de este alimento no solo le abrirá el apetito y animará a comer, sino que a la vez hará que tenga más sed que al consumir su alimento usual y al mismo tiempo, le permitirá ingerir cierta cantidad de agua.

En este caso, es preciso que evites agregarle sal y cualquier tipo de condimentos. De igual manera, es posible proporcionarle algunos cubos de hielo, ya que a los canes suele agradarles mucho consumir cubos de hielo y en aquellos casos donde han estado enfermos y/o tienen inconvenientes para consumir agua, esta opción puede ser bastante apropiada para lograr que se hidrate.

Mi perro no come ni bebe

Los motivos por los cuales nuestro perro no quiere beber ni tampoco comer son muy diversos. El principal de todos y que hemos tratado anteriormente, es el estrés, aunque también un cambio en la rutina de nuestro hogar puede ser motivo de inapetencia. Así mismo, la tristeza al igual que el nerviosismo, hace posible que un perro pase por tanta apatía que llegue a sentir poco interés por la comida.

A su vez, es probable que si le damos de comer lo mismo todos los días, nuestro perro se sienta aburrido de la misma. Así mismo, otro gran peligro pero esta vez por falta de sed, es la deshidratación, ya que el organismo de un perro puede descompensarse en poco tiempo cuando la cantidad de agua necesaria no es suficiente.

Mi perro no come y duerme mucho

Dale algo que le guste a tu perro para que coma

Si bien lo más común es que suela decirse que los gatos duermen durante casi el 50% de su vida, la verdad es que también sería posible decir lo mismo acerca de los canes. Durante su etapa como cachorros, los perros pueden llegar a pasar alrededor de 17 horas diarias durmiendo, mientras que al llegar a la adultez pueden dormir durante unas 14 horas por día.

Sin embargo, el verdadero problema no consiste en que el perro suela dormir mucho, sino en el hecho de que al estar despierto no se encuentre activo, se muestre decaído, triste y parezca no tener deseos de hacer nada, ni beber agua y tampoco comer.

En aquellos casos donde el perro despierta y al poco tiempo se duerme nuevamente, y suele dormir más horas de las señaladas previamente, es posible que sufra de hipertiroidismo.

De igual manera, cuando el perro no desea comer, incluso al proporcionarle un alimento más rico del usual, y se muestra bastante triste, aunque no tenga razones para estarlo, es posible que presente alguna patología asociada al sistema digestivo, a los riñones o incluso algo más grave.

En estos casos, resulta preciso cerciorarse si el animal presenta fiebre y/o si su peso ha disminuido de forma considerable. Sin embargo, cabe decir igualmente que no siempre estos síntomas suelen ser un indicativo de alguna enfermedad severa, por lo que no hay razón para comenzar a preocuparse antes de tiempo, aunque siempre será mejor prevenir que tener que curar.

Asimismo, es preciso señalar que en cualquier caso, siempre será recomendable acudir a un veterinario de confianza el cual se encargará de llevar a cabo las pruebas adecuadas para lograr obtener un diagnóstico acertado y poder determinar el tratamiento más conveniente.

Mi perro no come ni bebe y está triste

Entre los motivos más comunes por las que un perro no desea comer o beber, destaca el hecho de que pueda encontrarse triste. Las razones detrás de dicha tristeza pueden ser muy diversas, sin embargo, la más usual suele ser que el perro sienta que ya no recibe la misma atención que antes.

Cuando experimentamos cambios en nuestras vidas que puedan alterar de alguna forma el modo y la frecuencia con que jugamos con nuestra mascota, cuando nosotros mismos nos sentimos tristes o si ya no solemos pasar tanto tiempo a su lado, es posible que el ánimo del perro disminuya y decida no comer y tampoco beber agua.

Una solución para lograr que el perro coma y beba agua suele ser mantenernos a su lado al momento de servirle el alimento, proporcionarle un pienso húmedo con calidad Premium y estar junto al perro mientras mastica.

Ofrecerle una dieta de calidad superior que cuente con buenos nutrientes, servirá para que recupere su apetito, especialmente al servírsela tibia, ya que su olor le incitara a probarla. En el caso del agua, podemos echar un poco de agua en bebedero y de este modo proporcionarle también un extra de hidratación.

Mi perro lleva dos días sin comer ni beber, ¿qué hago?

En casos sumamente extremos, los perros son capaces de sobrevivir hasta varias semanas sin consumir alimentos, aunque no pueden hacerlo sin agua; de hecho, si no consumen agua, solo podrían aguantar pocos días. Sin embargo, existen situaciones que no son extremas donde nuestro can podría llegar a pasar días sin comer a causa de diversas razones.

Dentro de casa, al percibir que nuestro perro no está consumiendo sus alimentos, es preciso visitar a un veterinario, en caso de ser un cachorro o si consiste en un can de mucha edad, enfermo o si presenta síntomas como vómitos, diarrea o fiebre, será esencial acudir al veterinario inmediatamente.

En el caso de un perro saludable, es posible esperar un día, para ver si consiste en algún malestar pasajero. En cualquier caso, siempre es preciso llevarle a consulta con su veterinario de confianza a fin de descartar cualquier problema y prevenir situaciones de mayor gravedad.

Mi perro no quiere comer, solo toma agua

Cuando nuestro perro no desea comer, es posible que se trate de una señal de que presenta alguna patología. La lista de enfermedades que podría causar una pérdida total del apetito en los perros resulta bastante extenso, y dentro de ella podemos encontrar problemas leves (trastornos digestivos) y también patologías más serias (por ejemplo, el parvovirus canino).

Cuando un perro se niega a comer, podrían presentarse situaciones como que el perro no ingiera alimentos pero se muestra animado o que no coma y únicamente consuma agua, pese a que también hay situaciones donde podría rechazar tanto los alimentos como el agua.

Normalmente, estas situaciones suelen presentarse como consecuencia de molestias puntuales las cuales, por lo general, tienden a remitir después de varias horas sin necesidad de realizar nada.

¿Qué le puede pasar a un perro si no quiere comer ni tomar agua?

Si resulta alarmante que nuestro perro se niegue a comer, el problema podría ser más grande cuando además no quiere consumir agua y la situación parece prolongarse.

Si aparte de esto el perro presenta una considerable pérdida de líquidos a causa de diarrea y vómitos, es posible que llegue a deshidratarse; algo que resulta muy preocupante en aquellos canes con mayor vulnerabilidad, por ejemplo cachorros, perros geriátricos o enfermos.

Este tipo de situaciones podrían ser una señal de que nuestro can sufre de alguna patología que afecta su sistema digestivo, aunque también podría ser indicio de enfermedades que afecten sus riñones y/o corazón, y en consecuencia, causan una disminución considerable o total en el apetito del perro, produciéndole igualmente vómitos y decaimiento.

Es preciso tener presente en todo momento que un can deshidratado por lo general muestra un menor apetito, por lo cual resulta esencial asegurarse de reponer fluidos no solo de forma subcutánea, sino también de manera intravenosa; para lo cual será fundamental llegar a nuestro perro a un centro veterinario.

Mi perro no sabe beber agua

Cuando nuestro perro suele estar entre aquellos que suele dejar el suelo completamente lleno de gotas al momento de beber agua, llegando incluso a tirar más agua de la que consume.

Es común que nos sorprendamos al descubrir que no todos los canes tienden a hacer esto. Pero contrario a lo que muchos podemos pensar, esto no se debe a que no sepa beber agua, sino a otro factor.

Por lo general, suelen ser los perros de mayor tamaño los que son más propensos a dejar todo mojado cuando toman agua, mientras que los canes de razas medianas y pequeñas tienden a caracterizarse por ser un poco más curiosos y casi no ensuciar. En cualquier caso, hay que saber que esto es causado únicamente por un factor bastante simple: el tamaño de la boca del perro.

Asimismo, hay numerosos perros que suelen ensuciar mucho debido a que no aprenden a beber agua directamente de una fuente; en este caso, se debe a que los canes requieren de que el agua se encuentre en calma para poder beber.

De manera que no hay de qué preocuparse al ver que, al beber de una fuente, nuestro perro tose y/o se atraganta un poco, ya que para los animales esta forma de consumir agua resulta bastante complicada.

En este caso, lo más apropiado es que llenemos con un poco de agua de la fuente una pequeña bolsa y luego la coloquemos sobre el suelo para que nuestro perro tenga la oportunidad de beber adecuadamente, como si se tratara de un pequeño bebedero.

¿Qué hacer si mi perro no come?

Ayuda a tu perro a beber ofreciéndole leche

Como ya hemos mencionado, los motivos por los que un perro pierde el apetito pueden ser bastante diversos y generalmente, se deben a una razón física; en cualquier caso, siempre resultará esencial que llevemos a nuestro perro con un veterinario a fin de descartar cualquier posible patología grave y descubrir por qué no quiere comer.

Que un perro no coma ni beba, siempre que sea algo temporal, no debe preocuparte en demasía. Pero si ese estado se mantiene en el tiempo, el animal sí que puede poner en peligro su salud y por eso hay que actuar rápido para que no le pase nada.

En este sentido, debes tener en cuenta que cuando un perro no ingiere líquidos, al igual que ocurre con las personas, sus órganos se resienten por esa falta y puede provocar problemas graves. Por eso, además de todo lo que te hemos contado, hemos pensado en darte algunos consejos y remedios para animar a que tu perro coma y/o beba.

Ofrécele algo que le guste

Todos sabemos que un perro se “pirra” por cierta comida o bebida. Por ejemplo, hay perros que les vuelven locos los dulces; otros, la fruta, otros la carne… Pues bien, se trata de ofrecerle a ese perro que ahora mismo no quiere comer ni beber un manjar del que sea difícil que se resista.

Tampoco hay que abusar, solo ofrecerle un poco para ver si, tentándolo, comiera, ya que muchas veces el estar apático con la comida es solo porque no le apetece lo que le ofreces. Así, esta forma puede darte un indicativo de lo que le puede pasar.

¿Y qué hacemos con la bebida? Sí, lo más seguro es que tenga agua y, si no bebe, tenemos un problema. Pero, ¿y si le ofreces agua en otro recipiente? ¿Bebe ahí? ¿Y si en lugar de agua le ofreces leche (que tolere, por supuesto)? Prueba a darle otros líquidos que no sean perjudiciales para él. ¿Los acepta? A veces, el agua que tienen para beber se puede poner mala, y ellos lo notan, así que dejan de beber de ahí pero en muchas ocasiones pueden hacerlo de otros lugares.

Pasa tiempo con él

A veces los perros se sienten tristes y solos. Y eso repercute en su alimentación. Sin embargo, si dedicas un tiempo a estar con ellos, si incluso compartes momentos en los que comes o bebes, tu perro también podría interesarse en esa comida o bebida y, con ello, incitarle a que lo haga.

Eso sí, procura que aquello que tú comas no sea perjudicial para ellos, sobre todo si tu mascota tiene problemas de estómago. Intenta siempre buscar alimentos y bebidas que puedas ofrecerle a tu can para que vea que puede comer lo mismo que tú.

Cámbiale la dieta

A veces, los perros no comen simplemente porque no les resulta apetitoso lo que le ofreces. En cambio, si le cambias la dieta, la cosa cambia. En este sentido, muchos perros no toleran bien el pienso, sobre todo piensos “baratos” que no tienen sabor o que puede no ser recomendable para ellos.

En cambio, si le das otro tipo de pienso, o de comida, la cosa cambia. Eso mismo es lo que tendrás que probar. En otras palabras, hablamos de ver si tu perro come cualquier otra cosa antes que el pienso o la comida habitual.

Por ejemplo, imagina que tú siempre le pones pienso y no lo come. En cambio, si le haces un plato casero lo devora, o comida húmeda. Si es así, quizá debas replantearte el tipo de alimentación que sigue tu perro para que pueda alimentarse.

¿Y qué hay del agua? Aquí es más complicado todo. Porque normalmente a los perros se les da agua del grifo pero, ¿y si no les gusta? Puedes probar a cambiar de recipiente el agua (podría ser que este le diera olor y por eso no bebe), o incluso a ofrecerle agua embotellada para ver si la tolera. En este sentido, hablamos de “prueba y error” a fin de descartar problemas mayores que impliquen acudir al veterinario.

Dale yogur

Pues sí, un yogur natural puede incentivar a tu perro a comer. De hecho, el yogur, siempre que no lleve aditivos, colorantes… puede ser muy beneficioso (igual que ocurre con las personas). Y es un estímulo para comer.

Por un lado, es blandito, no tendrá que esforzarse por masticarlo; y, por otro, además lleva algo de líquido. De hecho, muchos veterinarios están a favor de incluirlo en las dietas debido a que hará que sus intestinos trabajen mucho mejor.

Ceregumil

Sí, has leído bien. Pero te lo matizamos. Lo que buscamos es darle energía a tu mascota y que se sienta bien, aun cuando no coma o beba. ¿Por qué? Pues porque es un suplemento que puede ayudar a que coma, a que esté más animado, y a aliviar de algún modo el problema que tenga.

Con una cucharada al día es suficiente. Pero siempre intentando que coma y beba normal.

En caso de que nada te funcione, es mejor que acudas al veterinario para que le haga las pruebas pertinentes a fin de saber qué le puede pasar y por qué ha ocurrido esa situación.


Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   A. R. Moya dijo

    Este artículo es tan extenso y terriblemente inexacto y carente de información relevante y útil. Verdaderamente. Gracias por su tiempo igualmente.