Razones por las que un perro toma agua y vomita

Si el perro bebe agua y vomita debes de preocuparte

El agua es esencial para la vida y tú y tu perro la necesitáis en dosis diarias. Cuando el perro está enfermo, siempre se recomienda la ingestión de agua como parte del cuidado recomendado, ya que la hidratación es crucial para la salud y el proceso de curación de cualquier enfermedad.

Sin embargo, ¿qué debo hacer cuando mi perro bebe mucha agua y vomita? Una situación como esta plantea preocupaciones, no saber qué hacer o al menos por qué el cuerpo del perro reacciona así, por lo que os invitamos a leer el siguiente artículo.

¿Cuándo preocuparse?

Descubre qué hacer si tu perro vomita

Cuando exista deshidratación

Esta es generalmente la causa principal de los vómitos del perro inmediatamente después de beber agua. ¿Qué es la deshidratación? Ocurre cuando la cantidad de agua consumida por el perro no es suficiente, por lo que el cuerpo comienza a descomponerse.

Ahora bien, si el perro está deshidratado, ¿no sería más normal que el problema mejorara si usa agua? ¿Por qué está vomitando? Cuando el perro se siente deshidratado y tiene una fuente de agua cerca, tratará de tomar tanta como sea posible para equilibrar su cuerpo; sin embargo, el contraste entre el estado de su cuerpo y la repentina cantidad de agua causará una especie de shock, que provocará vómitos.

Como resultado, permite que el perro tenga acceso a cantidades moderadas de agua dependiendo de su tamaño y peso, dejando de beber durante unos minutos antes de seguir bebiendo. Esto le ayudará durante el traslado a un veterinario, que podrá recomendarte otras medidas dependiendo de la condición del perro, además de determinar las causas de la deshidratación.

Cuando existen parásitos intestinales

Los parásitos intestinales son un problema que puede afectar tanto a los cachorros como a los perros adultos, algunos son silenciosos y difíciles de notar que están utilizando a su perro huésped, mientras que otros traen consigo diversos problemas de salud, como el vómito.

Si tu perro sufre una infestación parasitaria, puede vomitar después de beber agua en algún momento, lo que irá acompañado de otros síntomas como diarrea y en los cachorros, distensión del estómago.

Cuando exista diabetes

La diabetes en los perros es más común de lo que piensas y uno de los principales síntomas de la diabetes en los perros es un aumento considerable en el consumo de agua, ya que la enfermedad impide que el cuerpo del perro absorba adecuadamente los nutrientes de los alimentos.

Además, entre los otros síntomas de la diabetes están el vómito y la pérdida de peso, por lo que no es extraño que si es la enfermedad que afecta a tu perro después de beber agua. Si sospechas esto, te recomendamos que acudas inmediatamente al veterinario y sometas a tu perro a todas las pruebas necesarias.

Cuando exista deterioro renal

La insuficiencia renal es otra enfermedad que afecta a la calidad de vida de tu perro y puede ser mortal. Es causada por una variedad de problemas de salud, que van desde el cáncer hasta la intoxicación, lo que requiere mucho cuidado, como el uso de alimentos específicos para perros con problemas renales.

Hay varios síntomas de insuficiencia y entre ellos, encontramos una sed excesiva, que podría llevar a tu perro a vomitar.

Cuando existe incapacidad para absorber el sodio

Este problema se llama hipocalcemia, la incapacidad del cuerpo del perro para absorber sodio de los alimentos y el agua. Este trastorno, al igual que otras enfermedades, debe ser diagnosticado por un veterinario.

Si su perro sufre de diarrea, no sólo beberá mucha más agua, sino que también vomitará y sufrirá de diarrea, entre otras señales que requieren atención. Existen varias causas de incapacidad para absorber el sodio, incluyendo la insuficiencia renal y ciertos medicamentos.

¿Cuándo preocuparse? El vómito ocasional no debe ser una angustia para ti, ya que algunas veces puede ser causado por alimentos que le molestan el estómago e incluso por los alimentos regurgitantes para ayudarle a digerirlos, lo cual es perfectamente normal.

Otras causas por las que puede vomitar tu perro

Descubre por qué vomita el perro

Además de los motivos por los que debes preocuparte por tu perro si bebe agua y vomita, lo cierto es que hay muchas más razones por las que lo puede hacer, no solo aquellas que te hemos citado. Y algunas son importantes de tener en cuenta ya que tu mascota te está dando un aviso.

Por eso, vamos a comentarte aquí otras razones por las que puede ocurrir el vómito con el agua (desde las más suaves, a aquellas que entrañan algo más de riesgo):

Ejercicio

Imagina que tienes un perro que acaba de llegar de hacer ejercicio contigo. Ha estado corriendo, saltando y divirtiéndose a tu lado, y al llegar a casa va directamente a su cubo de agua y empieza a beber. ¿Qué crees que le puede pasar? Lo más lógico, es que ese agua no le siente bien y, al final, lo que provoque es que vomite porque está muy excitado y, al «atiborrarse» de agua en ese estado su cuerpo la rechaza.

Si te pasa eso, solo tienes que intentar que no beba agua nada más llegar, sino darle un poco de tiempo para que se recupere. También deberías llevar una botella de agua para él cuando estés fuera de tal modo que, cuando pares de hacer ejercicio y se relaje, pueda beber un poco a fin de que no se deshidrate (ni le siente mal el agua).

Pancreatitis

La pancreatitis, al igual que le sucede a esta enfermedad en el ser humano, es una enfermedad muy grave que hay que tratar rápidamente. Y sí, puede ser una de las razones por las que tu perro al beber agua vomita. Te explicamos.

El páncreas está entre el estómago y el intestino delgado. Se encarga de digerir los alimentos, pero también de controlar los niveles de azúcar en sangre. Sin embargo, cuando no funciona bien, el dolor se presenta de golpe en todo el abdomen, como si te quemaran. Además, no se quiere comer, pero sí beber. El problema es que el páncreas, al estar inflamado, ve como una sustancia peligrosa el agua, y te hace vomitar. De hecho, aun cuando no tenga nada en el estómago, será capaz de vomitar un líquido acuoso (que se confunde con saliva).

Tumor

Pues sí, algo que no muchos conocen es que algunos tumores en el estómago son capaces de provocar vómitos a los perros cuando beben, o también cuando comen.

De hecho, dependiendo dónde esté ubicado el tumor, puede ser más frecuente (o menos), la aparición de los vómitos. Por ejemplo, si se encuentra en el cerebro, este tiene una zona que es la que se encarga de dar la orden de vomitar y, si se presiona en ella, el perro no podrá hacer nada más que eso.

Tóxicos

Finalmente, queremos hablarte de alimentos, o sustancias que tu perro puede comer dentro o fuera de casa y que pueden causar vómitos. Lo más normal es que sea con alimentos, pero también el agua misma puede ser tóxica.

Por ejemplo, cuando bebe en zonas donde el agua está encharcada, o incluso no es agua potable. En el caso de tu hogar, debes vigilar que el cubo o lugar donde tenga el agua el perro está limpio, el agua cristalina, y sobre todo que no tenga gusanos en ella, ya que eso lo único que hará será perjudicarle (muy mucho) en su organismo.

¿Por eso al beber agua vomita? Es muy probable que ocurra, porque su cuerpo rechaza el agua e intenta protegerse ante algo que es peligroso para él.

¿Qué hago si mi perro bebe agua y vomita?

Ten cuidado con el agua que bebe el perro

Ahora que conoces las muchas causas por las que tu perro bebe agua y vomita, es hora de saber qué debes hacer si le pasa eso a tu mascota. Independiente de que pidas hora con tu veterinario, es importante que sigas estas indicaciones, porque te ayudarán a conocer la gravedad que puede tener la situación.

Revisa el vómito

Sí, lo sabemos. No es agradable lo que te estamos pidiendo, pero si tu perro ha bebido agua y ha vomitado, hay que saber si hay algún signo en ese vómito que nos pueda poner en alerta. Por ejemplo, en ese charquito que ha hecho, ¿hay sangre? ¿Hay comida? ¿Quizá bilis?

Dependiendo de lo que encuentres, es recomendable acudir de urgencia a un especialista.

Observa si lo repite

Muchos perros pueden beber agua, vomitar, y después seguir como si nada. Incluso volver a beber agua y que no le pase ya nada. Es un comportamiento que, si no se notan otros síntomas, ni se repite a menudo, no debería preocuparnos en demasía.

Ahora bien, para quedarte tranquilo, conviene que observes a tu perro unos días. ¿Sigue como siempre? ¿Ha dejado de comer? ¿Sigue vomitando? Sabemos que no puedes vigilarlo las 24 horas del día, pero es recomendable que intentes saber si sigue teniendo problemas y, sobre todo, vomitando sin una razón aparente.

Cuidado con el agua

Si un perro bebe agua y vomita, lo peor que puedes hacer es darle más agua (o que tenga acceso a más). El agua es capaz de irritar el estómago, y provocar más vómitos. Por eso, necesitas controlarle y que, durante un tiempo, no tenga acceso al líquido.

No quiere decir que lo tengas sin beber horas, pero sí que necesitas que su estómago se asiente para ver si vuelve a pasar lo mismo (y si es así consultar con tu veterinario).

Si se repite varias veces, ¡al veterinario!

Normalmente, un perro puede beber agua y vomitar un par de veces; pero después puede sentirse bien. Por lo que no es algo por lo que debas preocuparte. Ahora bien, eso si solo se produce de manera esporádica.

¿Qué ocurre si comienza a ser una constante? Pues que ahí sí que debes tomar cartas en el asunto, y eso empieza por concertar una cita con tu veterinario y comentarle lo que te lleva a él. Este seguramente le hará unas pruebas para revisar su sistema digestivo a fin de encontrar la causa y, en caso de que no la vea y siga con el problema, investigará más a fondo.

Muchas veces, el hecho de vomitar puede ser un síntoma de problemas médicos; pero otras muchas es simplemente «que tiene mal cuerpo en ese momento».


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.