La Cera Negra en los Oídos de su Perro

La cera negra en perros es causada por infección o ácaros

Los problemas e infecciones en los oídos de nuestra mascota son bastante frecuentes. La mayoría de las veces son producidas por la falta de higiene o simplemente por una mala limpieza de los oídos de nuestros perros. Estos problemas en los oídos, son más frecuentes en los perros con orejas caídas y largas.

Se le debe prestar mucha atención a la acumulación de cera negra en los oídos ya que esta puede ser la antesala de una infección o enfermedad. La cera negra, puede ser causada por varias razones, desde una mala higiene y suciedad acumulada hasta una infección o infestación de ácaros en los oídos.

Causas por las que mi perro tiene cera negra en los oídos

Los problemas de oídos en perros no son comunes

Hay muchas razones para que esta aparezca, y entre las más frecuentes podemos mencionar:

  • Una gran cantidad de suciedad y partículas del polvo entre otras cosas que va recogiendo del medio ambiente, la cuales se van adhiriendo a las paredes del conducto auditivo.
  • Una infección que puede ser originada por acumulación de agua dentro del oído al momento del baño, por la presencia de algún cuerpo extraño o por la ausencia de medidas de higiene.
  • Que la mascota padezca de una infección de ácaros alojados en el oído, los cuales generan irritación, picazón, supuración, dolor e infección.

Todos estos elementos dan cabida a la aparición de la cera negra, junto con otros síntomas como los que hemos descrito antes.

Cera negra por otitis

La cera la producen de forma natural los perros como un mecanismo de protección de este órgano tan importante como sensible como es el oído. Sin embargo, cuando esta cera se vuelve de color oscuro, una de las causas frecuentes es porque el perro tiene otitis.

Esta cera de color oscuro suele venir acompañada de un mal olor intenso, quejidos por dolor en la zona adyacente e inflamación, además de supuración. La cera negra se puede ir eliminando progresivamente con limpiezas del canal auditivo, las cuales se deben realizar con cuidado y mucha suavidad, para que la experiencia no sea traumática para tu mascota.

Sin embargo, cuando esta es generada por infección u otitis, es primordial que sea revisado por un veterinario para que recete el tratamiento adecuado, según el grado de infección, las características del perro, peso, etc.

Cera negra por ácaros

Los ácaros son otro de los problemas por el que los perros pueden desarrollar cera negra en los oídos. Son microorganismos que están sobre todo en la piel y el pelaje de los perros y, si no se cogen a tiempo, pueden hacerle desarrollar enfermedades, algunas de ellas bastante graves.

Un ácaro es un «bichito» de menos de un milímetro de tamaño. Se alimenta principalmente de sangre del animal, pero también de los restos de piel en la zona donde se asientan. De ahí que los perros sientan mucho picor y dolor. Pero, cuando estos se asientan en la oreja, puede ser bastante más molesto.

En concreto, los ácaros que anidan en los oídos son los llamados Otodectes cynotis, más conocido como los ácaros del oído. Son muy frecuentes en los perros y en los gatos, además de que se reconocen fácilmente. Y son muy contagiosos.

Entre los síntomas que provocan está el hecho de que tu perro ladee la cabeza habitualmente, como si le pesara más un lado que otro. A menudo, la oreja, que la tiene levantada, aparecerá ladeada también, o echada para atrás. Otro de los síntomas de los ácaros de los oídos es la aparición de ese cerumen negro en el oído, a veces no visible en el exterior, pero sí cuando se ahonda un poco más (por ejemplo si le echas algún limpiados de oídos).

Cuando no se toman precauciones, entre las consecuencias que va a sufrir tu mascota están las hemorragias internas (del oído), infecciones por los ácaros, o incluso perforaciones del tímpano (que son muy peligrosas porque podrían llegar al cerebro).

Por eso se recomienda que, ante cualquier síntoma raro del perro, se acuda el veterinario para que le eche un vistazo al oído y pueda indicar cuál es el mejor tratamiento, ya sea con insecticida, con medicamentos, con un champú acaricida, o con productos que prevengan la afección. Además de darte algunas instrucciones para prevenir el problema.

Los síntomas a los que debes estar muy atento

Puedes empezar a notar que las orejas de tu perro tienen muy mal olor. Recuerda que la cera del oído tiene un olor fuerte, pero cuando se presenta una infección el olor es desagradable.

Cuando hay exceso de cera negra, también se puede notar enrojecimiento, e hinchazón en las orejas de tu mascota. Normalmente puedes empezar a notar que su perro sacude su cabeza o se rasca sus orejas excesivamente.

Ante un caso de infección por ácaros, también puede haber pus o lesiones en los oídos de tu perro, acompañado de fuerte picazón y cera de color chocolate oscuro.

También hay otros síntomas a los que debes prestar atención:

  • Una señal de alerta, es cuando el perro sacude con frecuencia su cabeza o la inclina hacia un solo lado, otra cuando se rasca continuamente las orejas. Esto puede significar que tiene otitis u otra infección.
  • Verifica las condiciones del canal auditivo, si es de color rojo intenso, supura, se nota inflamado o irritado es porque seguro hay alguna proceso infeccioso que atender, por eso la cera negra en sus oídos.
  • Cuando el perrete se muestre muy apático, sin ganas de moverse, jugar o comer.
  • Si tiene alguna reacción exagerada cuando le tocas las orejas o cerca.
  • Cuando rechaza el contacto físico.
  • Si hay presencia de cera de color negro en abundancia.
  • Revisa la zona alrededor de las orejas, por si hay presencia de protuberancias derivadas de la infección.

Ante cualquiera de estos síntomas, es de vital importancia que visites a su veterinario, quien diagnosticará cuál es el mejor tratamiento que debe seguir con su mascota.

En la mayoría de los casos, una limpieza profunda de las orejas de tu mascota soluciona el problema, pero muchas veces se debe acudir a los antibióticos para sanar completamente a tu perro.

Consejos para limpiar las orejas de tu perro

Limpia los oídos del perro con suavidad

Ya hemos visto que es importante mantener una buena higiene en el oído del perro, pero, ¿cómo mantenerlos limpios de la manera adecuada? Presta atención a los siguientes consejos:

Las orejas de tu mascota se deben limpiar al menos una vez cada tres semanas, sin embargo, cuando la raza es de orejas caídas y largas preferiblemente aplica la limpieza una vez por semana.

Es importante hacerlo de manera rutinaria, para que el perro se acostumbre y se deje limpiar sin problemas.

De igual forma hay que tener en cuenta el ambiente alrededor de éste para aplicar las medidas de higiene con la debida frecuencia, ya que puede darse el caso en que está expuesto a suciedad, partículas, tierra, mucho viento y otros elementos que favorezcan la acumulación de sucio en las orejas y canal auditivo.

Paso a paso para limpiar las orejas del perro

Mantener una higiene adecuada en los oídos de tu perro ayudará a prevenir problemas, no solo de la cera negra, sino cualquier otro que tenga que ver con los oídos. Pero para llevarlo a cabo y que funcione, necesitas hacerlo al menos una vez a la semana.

Un perro sano tiene una oreja de color rosada por dentro, sin ninguna costra ni tampoco una gran cantidad de cera (has de saber que las orejas, como pasa con el ser humano, crea cera de manera natural, por lo que no puedes impedirlo). Además, no puede oler mal. En caso de que notes algo de lo que te hemos comentado, es mejor que acudas al veterinario para que le eche un vistazo y pueda ver si todo va bien o hay algo anormal.

Dicho esto, debes saber que, debido a la cera que crea, es normal que los perros tengan sus orejas un poco sucias, pero por eso es importante dedicarle un tiempo a limpiarlas de manera adecuada. Más aún cuando aparece la temida cera negra en el oído.

¿Y cómo se lleva a cabo? Pues vamos a darte los pasos para que lo hagas. En principio, la limpieza de los oídos se hace de manera semanal, pero cada perro es diferente y habrá quienes necesiten una limpieza más habitual (por ejemplo los perros que tienen orejas caídas), y otros que aguanten 15 días o más sin limpiárselas.

Antes de ponerte a ello, te recomiendo que tengas a mano todo lo que vas a necesitar. En este caso son: gasas, suero fisiológico o agua, y limpiador auricular (opcional).

Paso 1: prepara a tu perro

Necesitas que tu perro se acostumbre a la limpieza de los oídos, y para ello has de llevarlo a un lugar donde se sienta tranquilo y donde te deje manipular sus orejas. Hay perros que no están acostumbrados a ello, o que les da miedo, y puede ser más complicado, pero es por su salud, así que intenta no estresarte.

Paso 1: primera limpieza

Procede a la primera limpieza. Para ello, coge una gasa y humedécela, bien con agua o con suero fisiológico. Después, cubre tu dedo índice o meñique con ella e introduce el dedo envuelto con mucho cuidado en el oído del perro.

A veces, con el objetivo de tranquilizarlo, puedes limpiar antes la oreja para que vea que no pasa nada. Eso sí, cuando vayas a introducir el dedo en el oído, procura coger una nueva gasa. Intenta hacer movimientos circulares, lentos y delicados, para ir extrayendo la cera.

¿La cera es normal? Genial. ¿Es cera negra? Cuidado, podría tener otitis o ácaros. ¿Demasiada cera? Entonces puede haber un problema.

Paso 2: vuelve a limpiar

Debes repetir el paso anterior hasta que la gasa salga limpia. Si ves que, a pesar de haber limpiado 2-3 veces, sigue saliendo sucia, quizá sea hora de preguntar al veterinario.

Paso 3: usa un limpiador de oídos

Otra opción que tienes, cuando ves que por mucho que limpias, sigue estando sucia, es usar los limpiadores de oídos. Estos son muy fáciles de usar ya que se colocan dentro del oído y se le da un chorro o descarga de ese líquido.

A continuación debes darle un masaje para que el limpiador llegue hasta el tímpano y pueda limpiar bien. Casi siempre, una vez lo sueltes, el perro se sacudirá durante unos cuantos minutos. Pero no lo pierdas de vista.

El motivo es que ahora te volverá a tocar limpiar con nuevas gasas para eliminar lo que ese producto pueda haber conseguido sacar del oído. En caso de que vuelvas a ver que sigue saliendo muy sucio, sí, toca ir al veterinario.

Paso extra

Hay perros que desarrollan mucho pelo en la zona de los oídos. Este tiene la función de proteger el oído para que no se le meta nada en él. Pero a veces es también un foco de infección en sí misma, por lo que a veces es adecuado recortarlo un poco.

Esto lo puedes hacer con unas tijeras, teniendo en cuenta la silueta de la oreja y también no dañar el oído; o con una máquina, ya sea una para cortarle el pelo, o las recortadoras que venden para oídos y nariz (que son más pequeñas y van muy bien para estas zonas en los perros).

Remedios caseros para eliminar la cera negra

Es importante mantener limpios los oídos del perro

Si tu mascota presenta cera negra en los oídos según lo que hemos visto hasta ahora, esto es motivado con toda seguridad a una mala higiene, por lo tanto no existe un remedio casero propiamente dicho, más allá de aplicar la limpieza de forma periódica en esta zona.

Además, lo más probable es que tenga una infección, como la otitis, lo cual requiere de la atención del médico veterinario y el tratamiento posiblemente con antibióticos, ya que la otitis es delicada y no se cura con remedios caseros.

En este sentido lo más aconsejable es que no intentes por ti mismo eliminar la cera negra de los oídos si tu perro se resiste, debido a que siente molestia o dolor, recuerda que es muy probable que tenga una reacción defensiva no deseable. Lo importante es que como su amo aprendas a reconocer cuando la situación se escapa de lo normal.

Mi perro no se deja limpiar las orejas, ¿qué hacer?

Desde que tu perro es un cachorro, debes acostumbrarlo a sus rutinas de higiene de manera frecuente, entre ellas la limpieza de los oídos para que este lo asuma de forma muy natural, y así evitar que aparezcan los hongos y proliferen las enfermedades e infecciones.

Cuando no está acostumbrado simplemente rechaza que lo toques, y esto incluso le genera estrés y reacciones de aversión. Puedes intentar hacer contacto con sus orejas de una forma muy sutil, que no le genere molestias o dolor.

Si es adulto y no está acostumbrado no hagas la limpieza de una forma brusca, cuando consigas que se quede tranquilo y se deje manipular, utiliza el refuerzo positivo, así lo mantienes entretenido y aprende que no es nada malo.

Cuando estés limpiando dentro del oído, realiza movimientos en forma de masajes muy suaves. Masajea la parte externa de las orejas y ofrécele premios en la medida que se deje aplicar el aseo en esta zona.

Como última opción acude al veterinario para que te aconseje sobre la mejor forma de hacer que tu perro, permita que le limpien las orejas.

La cera negra es en consecuencia, una de las señales de que algo no está bien en los oídos de tu mascota, por lo que es conveniente siempre estar atentos y ante este y otros síntomas, no dejar pasar mucho tiempo para llevarlo a la consulta, debido a que si se agrava la infección, las medidas de curación serán mucho más agresivas y esto sin contar con las molestias que se generan en tu perrete.


Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Héctor N. Oxilia dijo

    Hola. Me resultó muy interesante sus comentarios, sobre tema de la secreción de cera negra. Mi mascota tiene ese problema, y la veterinaria le ha dado des inflamantes y antibióticos. Muchas gracias.