Enfermedades que hacen que un perro deje de ladrar

Los perros pueden dejar de ladrar por muchos motivos

Ante cualquier comportamiento inusual en nuestras mascotas lo más apropiado es ser observador y llevarlo ante cualquier profesional de la medicina de ser necesario para obtener un diagnóstico oportuno y es que aunque muchas de las enfermedades que sufrimos las personas sean propias de los perros, es probable que algunas enfermedades que lleguen a padecer sean el producto de alguna mutación de una enfermedad combatida (de humanos hacia animales o viceversa) y por lo tanto, estos males puedan ser de cierta forma identificables y tratables.

Existen también otros casos en donde simplemente se trate de alguna incapacidad física de nuestras mascotas, como bien lo puede ser una anomalía en su forma de ladrar.

Razones por las que nuestro perro no puede ladrar

Si tu perro ha dejado de ladrar, consulta con un veterinario

Por cuestiones inexplicables si nuestro perro presenta dificultades al ladrar o simplemente emite un sonido de ladrido poco usual, entonces lo más recomendable es que nuestro compañero se encuentre con un problema de índole anatómico, así que a continuación te comentaremos un poco sobre lo que hacer en este caso.

Un problema de ladridos se puede resumir a la laringe, específicamente a las cuerdas vocales y es que dadas lo gruesas que son las cuerdas vocales de los perros, estos pueden ladrar con una considerable fuerza.

Su laringe aloja ligamentos fijados a un cartílago, partes que con el debido flujo de aire y de presión pueden producir un sonido bastante potente.

Una de las explicaciones más simples de la tos en un perro es porque cierta cantidad de mucosidad se queda en las cuerdas vocales y hace que se produzca un reflejo de tos al hablar y emitir sonidos. Las afecciones en la garganta son causadas por problemas de esta índole dados que son los que en mayor escala pueden ocasionar ronquera o poca intensidad de ladridos.

Enfermedades que sufren los perros en la voz

Si bien es cierto que existen enfermedades que afectan a determinados órganos y funciones de la anatomía de un perro, también los hay para afecciones de la laringe.

Estos pueden ser problemas de índole infeccioso que perturben el funcionamiento de la caja de resonancia de los perros causando una perdida en la capacidad de ladrar; con la presencia de hongos, náuseas y tos (por lo general cuando el perro come o bebe).

Es por eso que un arnés puede reducir significativamente estos ataques a la laringe del animal y así evitar que este someta su garganta a una tensión considerable.

La laringitis

No es más que toda una inflamación del sistema de resonancia, algo que provoca ronquera, incapacidad para ladrar y hasta aforismo y su origen se puede deber a un exceso de tos o de ladridos. El origen de esta continua tos puede deberse a otras causas que no necesariamente tienen que relacionarse con una infección pero que de igual manera podría llevar a una.

Los tumores, inflamaciones en las amígdalas y tos de las perreras

Esta tos puede darse a consecuencia de infecciones en las amígdalas o cualquier otra zona de la garganta, tumores o tos de las perreras. Por tanto, para su curación es necesario tratar la causa primaria y será el veterinario el encargado de diagnosticarla y de disponer el tratamiento adecuado.

La parálisis laríngea

En los casos más extremos en donde el perro nunca haya pasado por un episodio prolongado de ladridos o de tos, pero que de igual manera haya perdido el ladrido,  entonces allí se ve un caso de parálisis laringe.

Aunque este caso solo se vea más presente en razas de perros grandes como el labrador, el Golden retriever, el setter irlandés o el san Bernardo, en razas como el Husky siberiano o el Bull terrier inglés, esta parálisis constituye un defecto hereditario.

Algunos de los síntomas de esta condición son el sonido similar a un rugido al inspirar durante y después del ejercicio, que acaba produciéndose también durante el descanso y en casos más extremos el ladrido simplemente se debilita hasta hacerse completamente inaudible y es aquí en donde se requiere de una intervención mucho más delicada para atender el problema.

Otras causas que hacen que tu perro no ladre

Los perros pueden dejar de ladrar

Además de las enfermedades que hemos visto, y que pueden explicar el motivo por el que tu perro deja de ladrar, hay otras causas que pueden provocar este comportamiento. Conviene que conozcas para tener toda la información posible.

De esta manera, si notas un comportamiento extraño en tu mascota, sabrás adelantarte a los problemas, y con ello, intentar solucionarlos de una manera más adecuada. Entre estas causas, tienes las siguientes:

Extirpación de las cuerdas vocales

Dicho así, suena bastante cruel. Y lo es. Igual que esa tendencia de hace varios años en las que era habitual cortar el rabo y las orejas a ciertas razas de perros, muchos se ven sometidos ahora a la extirpación de cuerdas vocales.

Como su nombre indica, es una operación para quitarle las cuerdas al perro. De esta manera, no ladrará más. De hecho, es algo que hacen a muchos cachorros para así venderlos mejor, pero no deja de ser una crueldad para ellos.

Ten en cuenta que el ladrido, así como los sonidos que pueden emitir, son parte de su comunicación, y los privas de ello.

Traumas por maltrato

Otra de las causas que hacen que tu perro no ladre es por un trauma. Esto es más común en los perros que son adoptados, debido a que pueden haber tenido una mala experiencia con su anterior dueño, por ejemplo, que utilizara métodos que hayan hecho que el animal siempre tenga miedo de hacer ruido, castigos, o incluso los típicos collares antiladridos.

A veces, con paciencia, amor y un poco de ayuda de expertos, puedes eliminar esta conducta, pero es bastante difícil y les cuesta mucho olvidar esos momentos que ha vivido. Lo mismo puede ocurrir si hay un trauma en la familia donde vive, ya que lo relaciona con el propio ladrido.

Sordera

La sordera es también un problema relacionado con el ladrido. Y es que, si no escucha el ladrido de otros, no va a ladrar. Y al no escuchar el suyo propio, no sabe realmente si está ladrando o no, por lo que muchos perros dejan de hacerlo debido a que no se escuchan a sí mismos.

En este caso, la sordera puede llegar a tener solución, pero hay situaciones en las que, bien por la dolencia que tiene, bien por la edad… no dejan mucho margen de maniobra a los veterinarios.

Raza de perro que no ladra

Para finalizar, queremos hablarte de las razas de perro que no ladran. Esta también puede ser una causa por la que tu perro no lo hace, y muchas nos olvidamos de que cada raza de perro tiene unas características particulares que pueden reflejarse en tu can.

Realmente, no es que no ladre, pero sí que no lo hacen a menudo, y a veces puede dar la sensación, de que nunca lo ha hecho. Por ejemplo, tienes el Labrador retriever, un perro muy juguetón y cariñoso, pero que no llega a ladrar en exceso. De hecho, solo lo hace cuando realmente hay un peligro; o el perro Terranova, que son muy grandes y llegan a llamar la atención, pero no ladran a menudo (como los San bernardo). Otras razas, pueden ser el Gran Danés, que es muy grande, pero también silencioso; o el Husky Siberiano, un perro que muy rara vez ladra, y cuando lo hace parece más un aullido que un ladrido de verdad.

De raza pequeña, también hay algunos que ladran muy poco, o quizá nada, como los bulldog o los carlino.

En este caso, no se le puede pedir que ladre mucho si de por sí es una raza que no lo hace.

¿Qué hacer para que mi perro vuelva a ladrar?

Lleva a tu perro a pasear para que se relacione con otros

Ahora que has visto las enfermedades y las causas que pueden hacer que tu perro deje de ladrar, seguro que quieres saber qué hacer para que vuelva a su estado habitual. Lo cierto es que cualquier aspecto que haya cambiado en tu perro requiere de una visita al veterinario.

Primero de todo, el experto valorará a tu mascota, además de escuchar lo que le digas acerca del cambio de comportamiento, si le ha pasado algo que justifique este mutismo, etc. Una vez valorado todo, puede someterlo a algunas pruebas. Son imprescindibles para poder dar un diagnóstico lo más acertado posible, por tanto, que no te dé miedo la factura; aunque si tienes un presupuesto ajustado, debes avisarlo.

Una vez hecho todo, te dará un resultado, bien por una enfermedad, por un trauma, por una dolencia… En el caso de ser una característica de la raza es posible que no se haga nada, sino que te pida que lo observes para ver si efectivamente no ladra, o lo hacen tan poco que no lo recuerdas.

Con las enfermedades, muchas pueden tener solución utilizando un tratamiento a base de medicación específica para la dolencia que tiene. Pero hay algunas que son irreversibles, y que el animal debe adaptarse a convivir con ellas.

Finalmente, otra opción que puedes tomar es acudir a un experto en comportamiento animal. Estos son como «psicólogos» de los perros, y ayudan a que estos cambien su actitud y vuelvan a ser lo que eran antes. De hecho, es una de las mejores soluciones cuando el perro ha sufrido algún trauma porque les ayudan a pasar ese momento y a recuperar su autoestima y su alegría.

Como sugerencia, también para ayudar a tu perro a que vuelva a ladrar, puedes plantearte sacarlo a pasear para que socialice con otros perros. No solo eso, sino también jugar y que se comunique con ellos. Esto es importante porque les ayuda a ver que ese comportamiento (los ladridos) no son algo malo, sino que forma parte de ellos mismos.

En caso de que la enfermedad sea de las cuerdas vocales, pero reversible, puede utilizar también remedios caseros, como infusiones para la garganta, a fin de suavizarla y que no le duela tanto. El objetivo es que se recupere cuanto antes para volver a ladrar.

Aun cuando su enfermedad haga que pierdan la voz, ellos tienen más formas de comunicarse con los perros o con las personas, no por ello deben ser desechados o pensar que ya no sirven para nada.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

4 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   fredys dijo

    el beterinario me le aplico antibioticos, pero siempre sigue sin ladrar y ronquera como que si tubiera asma que puedo hacer

  2.   rocio dijo

    mi perro emite un sonido como desde la garganta no puede ladrar, no lo hemos sacado que conviva con mas perros, que puede ser?

  3.   angel dijo

    que tan peligroso pudiera ser estas condiciones o que efectos mayores podria reflejar. tengo un chihuahua que hace ya unos 5 dias dejo de ladrar. pero come bien y bebe agua y está activo pero hace poco se nos murió otro perro mas grande

  4.   M.eugenia dijo

    Hace unas semanas mi perro disminuyo el ladrido, era d ladrar mucho si alguien tocaba timbre ..cosa q ahora apenas da un ladridito.